La crisis humanitaria de los migrantes adquiere proporciones desconocidas

0
34
Un hombre ofrece comida a personas parte de la caravana migrante, mientras continúan su trayecto hoy, martes 20 de noviembre de 2018, por la norteña ciudad de Mexicali con rumbo a la fronteriza Tijuana (México). La caravana migrante que intenta reagruparse en la ciudad fronteriza de Tijuana ha detonado una crisis humanitaria cuyas proporciones todavía se desconocen mientras los centroamericanos dudan qué hacer tras semanas de peregrinación. EFE/María de la Luz Ascencio

Juan Manuel Ramírez G.

Tijuana (México), 20 nov .- La caravana migrante que intenta reagruparse en la ciudad fronteriza de Tijuana ha detonado una crisis humanitaria cuyas proporciones todavía se desconocen, mientras los centroamericanos dudan qué hacer tras semanas de peregrinación.

“Estamos enfrentando una crisis humanitaria. Son personas que huyen de la pobreza, pero también de la violencia y la persecución”, dijo a Efe Francesca Fontanini, portavoz del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) para las Américas.

“Lo que ha cambiado es el tipo de movilidad humana. Ahora las personas, con estas caravanas, han demostrado que quieren viajar juntos (a pie o donde les sea posible) para tener un viaje más seguro”, añadió.

Bajo este plan, los grupos de migrantes “intentan apoyarse entre sí” para evitar los riesgos que presenta su paso por México.

“Saben muy bien los riesgos y que es una ruta muy difícil”, tanto en la parte física como en la que tiene que ver con clima, con altas temperaturas en el día y bajas por la noche, dijo Fontanini.

Agregó que estas caravanas, que comenzaron a entrar a México el 19 de octubre, demuestran que ha cambiado el tipo de movilidad humana, lo que constituye un hecho relevante que tenderá a repetirse, por lo que la crisis humanitaria va a adquirir nuevas proporciones.

“Se mueven juntos, generaciones distintas, familias enteras y además hay varios perfiles: mujeres solas, mujeres con niños, ancianos, comunidad LGBTI, menores no acompañados y todos juntos cruzan países para buscar refugio”, apuntó.

Para Fontanini, la condición más difícil que enfrenta un migrante o refugiado solo o en grupo “es buscar una solución para continuar o reiniciar su vida, porque muchos no pueden volver a su país. Unos han salido por motivos económicos o extrema pobreza pero otros salieron por la inseguridad y violencia y volver es una sentencia de muerte”.

Organismos como Amnistía Internacional y Human Rights Watch han señalado que los delitos violentos son un problema generalizado en Honduras, uno de los países con una de las tasas de homicidios más altas del mundo, con 43,6 muertos por cada 100.000 habitantes.

Integrantes del Comité de Apoyo a Migrantes en Tijuana, Luis Carlos Haro y Emiliano Raya, recordaron que cientos o miles de migrantes de la caravana “no viajan por gusto”, sino “obligados por los altos niveles de violencia” en sus países.

“La crisis humanitaria está en Honduras; en Tijuana los migrantes no representan un problema sensible para la ciudad, no la están colapsando y no están creando problemas de desempleo, delincuencia o inseguridad; estos problemas ya estaban en la ciudad”, apuntó Raya.

Dijo que las políticas sociales y económicas que imponen los Gobiernos a sus ciudadanos, en especial en Honduras, “son las que terminan por expulsarlos al oprimirlos y explotarlos y los obligan a terminar en lugares que nunca se imaginaron, como ahora en Tijuana”.

Haro señaló que en Tijuana existe un vacío político y pidió a las autoridades de todos los niveles abrir todas las instalaciones disponibles en la ciudad para recibir a los migrantes que vienen en camino, porque recordó que hay más caravanas en tránsito por México.

Para el migrante hondureño Axil Escobar, la política y los políticos les ha llevado a esto; “si no, no tuviéramos la necesidad de andar confrontándonos con los mexicanos, ni intentando cruzar ese muro”.

“Los políticos han provocado esta crisis al saquear las instituciones públicas y nosotros no podemos volver a Honduras porque corremos el riesgo de ser asesinados por pandillas o por el crimen organizado, o por el otro crimen organizado que es el gobierno”, agregó.

Para el arzobispo canadiense Leonardo Marín Saavedra, “México, por ahora, tiene que resolver está crisis humanitaria porque es el país donde están los migrantes”.

Dijo que la emergencia no ha tomado por sorpresa a México “sino que es algo atípico” a lo que ha sucedido en otros años, pero a pesar de todo las dificultades “México tiene la gran oportunidad de solucionar está situación y así como de este país han salido muchas tristezas en los últimos años, también pueden salir muchas alegrías”.

Marín Saavedra, quien impulsa un proyecto para que el Gobierno de Canadá acepte a algunos centroamericanos, recordó que por ahora “los migrantes no se pueden mover hasta que pase el invierno si es que Canadá decide aceptarlos, por lo que México debe solicitar apoyo a organizaciones de aquel país para cumplir la necesidades de los migrantes”, apuntó. EFEUSA

SHARE

Leave a Reply