La crisis del COVID-19 no cede y otro 1,5 millones perdieron su trabajo

0
23
225838

DESEMPLEO

Washington, 18 jun (EFE News).- Otros 1,5 millones de trabajadores solicitaron la semana pasada el subsidio convencional por desempleo en Estados Unidos, cuando la tasa de desocupación entre los latinos es del 17,6 %, informó este jueves el Departamento de Trabajo.

En la semana anterior el gobierno había recibido 1,54 millones de pedidos de esta prestación y los analistas habían calculado 1,3 millones de trámites adicionales.

Si se suman los pedidos de prestación bajo un programa temporal adoptado por el Gobierno para hacer frente a la crisis por la pandemia, la semana pasada hubo 2,19 millones de trámites nuevos.

En la semana que terminó el 13 de junio los estados informaron de 760.526 nuevas solicitudes bajo el programa federal de Asistencia por Desempleo en la Pandemia, que extendió los beneficios a trabajadores que, normalmente, no califican para estos beneficios.

Desde que la pandemia de COVID-19 empezó a afectar al mercado laboral estadounidense, unos 43 millones de personas han solicitado este subsidio. La tasa general de desempleo, según las cifras oficiales, bajó de 14,7 % en abril a 13,3 en mayo.

Esto se debió a una reapertura gradual de las actividades desde mediados de mayo en todos los estados del país, que cerraron buena parte de su actividad económica por miedo a una expansión todavía mayor de la epidemia del coronavirus.

Esa cifra seguía por encima, sin embargo, de los niveles de la Gran Recesión de 2007-2009 y el presidente de la Reserva Federal (Fed), Jerome Powell, ya alertó esta semana de que existe el peligro de “pérdidas permanentes de empleos y el cierre de negocios” si dura la recesión.

Los sectores más afectados por la pandemia incluyeron la hotelería, los restaurantes y bares, y el comercio minorista y los servicios personales que dan empleo a muchos inmigrantes. Al mismo tiempo, muchos de ellos, por ser empleados temporarios o migrantes indocumentados, no califican para recibir las prestaciones sociales.

En California la semana pasada hubo 110.000 nuevas solicitudes del subsidio, en Texas y Oregón los pedidos aumentaron en más de 144.000.

Por ejemplo, en California los latinos representan el 59 % de los trabajadores que no son elegibles para seguro de desempleo y un tercio de aquellos que están recibiendo el subsidio, según un del Centro para el Conocimiento del Vecindario y la Iniciativa de Políticas Latinas, ambos de la Universidad de California Los Ángeles (UCLA).

El estudio también muestra que, en California, el 26 % de los latinos están sin empleo, una cifra superior a la de los afroamericanos (22 %) y a la de los blancos no hispanos, y asiáticos (17 %).

De los más de tres millones de californianos que han perdido su empleo a raíz de la pandemia -el número más alto del país- aproximadamente un millón no está cubierto por estos seguros.

Los inmigrantes indocumentados representan entre el 33 % y el 50 % (350.000 a medio millón) de los desempleados que no tienen la protección del subsidio, añadió el reporte.

El informe del Departamento de Trabajo de hoy muestra que hasta el 13 de junio el promedio semanal de solicitudes de subsidio por desempleo, una medida que compensa las variaciones semanales, era de 1,77 millones, comparado con 2 millones en la semana anterior.

En la semana que concluyó el 6 de junio había 20,54 millones de trabajadores que percibían la prestación convencional, comparado con 20,9 millones en la semana anterior, un leve descenso que refleja la reapertura de actividades económicas.

Si se combinan las prestaciones convencionales y las temporales, en la semana que concluyó el 30 de mayo -el dato más reciente- había 29,1 millones de trabajadores subsidiados por haber perdido el trabajo.

El índice general de desempleo, que hasta enero estuvo alrededor del 3,5 % y era el más bajo en medio siglo, fue en mayo del 13,3 %, según el Departamento de Trabajo que luego aclaró que estaría más cerca del 16,3 % sino hubiese sido por un error en la recolección de datos.