La china State Grid adquiere una eléctrica brasileña por 525 millones de dólares

0
5
596294

BRASIL PRIVATIZACIONES

Sao Paulo, 16 jul (EFE).- La empresa CPFL Energía, del grupo chino State Grid, se adjudicó este viernes el control de la Compañía Estatal de Transmisión de Energía Eléctrica de Rio Grande do Sul (CEEE-T), en el sur de Brasil, por 2.670 millones de reales (525 millones de dólares).

En una subasta realizada en la bolsa de Sao Paulo, la firma controlada por State Grid adquirió el 66 % del capital social total de la CEEE-T, al ofrecer un 57 % más que el precio mínimo exigido por las autoridades.

El grupo adquirió el activo después de una disputa a mano alzada con las brasileñas Energisa, que llegó hasta los 2.660 millones de reales (523 millones de dólares) y MEZ Energía, que se mantuvo en su lance inicial de 2.035 millones de reales (400 millones de dólares).

También presentaron propuestas el grupo Cymi, filial del grupo español ACS, que se quedó en los 1.958 millones de reales (385 millones de dólares), y la Compañía de Transmisión de Energía Eléctrica Paulista, que controla la colombiana ISA, con una oferta de 1.925 millones de reales (380 millones de dólares).

Con todo, CPFL Energía asumirá el control de la estatal de Rio Grande do Sul, que actualmente opera unos 6.000 kilómetros de líneas de transmisión y 56 subestaciones en la región fronteriza con Uruguay y Argentina.

“Estamos muy felices con esta adquisición. CPFL ya tiene una larga historia de alianza con Rio Grande do Sul y ahora aumenta todavía más esa asociación”, dijo el presidente de CPFL, Gustavo Estrella, quien además prometió “mucha inversión”.

La operación aún deberá ser aprobada por la Agencia Nacional de Energía Eléctrica (Aneel, órgano regulador del sector) y el Consejo Administrativo de Defensa Económica, agencia que combate los monopolios en Brasil.

El otro tercio restante de las acciones de la compañía de la transmisión pertenecen a la estatal Eletrobras, que -tras el concurso de este viernes- podrá ejercer su derecho de “tag-along”, es decir, vender su participación bajo las mismas condiciones.

Eletrobras, la mayor del sector eléctrico en América Latina, está igualmente en vías de privatización, después de que el Congreso aprobara el mes pasado un proyecto para iniciar un proceso de capitalización de la compañía sin la participación del Estado brasileño.