La CE pide que se aclare quién atacó la planta nuclear iraní de Natanz

0
13
483117

IRÁN NUCLEAR

Bruselas, 12 abr (EFE).- La Comisión Europea (CE) pidió este lunes que se aclare quién está detrás del corte eléctrico que se detectó ayer en la planta de enriquecimiento de uranio iraní de Natanz.

“No ha habido atribución oficial y hay varias acusaciones de las que estamos al corriente, pero tiene que clarificarse qué ha pasado y quién está detrás” de lo ocurrido, dijo hoy el portavoz del Servicio Europeo de Acción Exterior (SEA), Peter Stano, que aseguró que el incidente “podría haber sido un acto de sabotaje”.

El corte eléctrico se produjo en una zona de la red de distribución eléctrica de Natanz, una planta de unos 100.000 metros cuadrados situada en el centro del país y construida ocho metros bajo tierra para evitar ataques.

Irán ha calificado lo ocurrido como un acto terrorista del que responsabiliza a Israel, a quien acusa de querer limitar la capacidad nuclear de Teherán y entorpecer las negociaciones que continúan en Viena esta semana para intentar salvar el acuerdo de 2015.

Según varias televisiones israelíes, el corte eléctrico se debería a un ciberataque llevado a cabo por el servicio secreto Mosad.

El suceso generó dudas desde el primer momento, ya que el 2 de julio de 2020 hubo un incendio en una sala de montaje de centrifugadoras avanzadas que provocó una gran destrucción de equipos y que fue calificado de “sabotaje”.

Stano dijo que “cualquier intento de hacer descarrilar” las negociaciones diplomáticas que se están llevando a cabo en Viena para salvar el acuerdo nuclear iraní “debe rechazarse por completo”.

“Todas las cuestiones relativas al programa nuclear tienen que resolverse por medios diplomáticos, porque no hay otra alternativa sostenible”, dijo Stano.

La semana pasada se celebraron reuniones en Viena entre los países firmantes del acuerdo nuclear -Irán, Francia, Alemania, China, Rusia, Reino Unido y la Unión Europea (UE), que actúa como coordinadora- para intentar salvarlo y lograr el regreso de Estados Unidos, que lo abandonó en 2018.

Desde que Washington salió del acuerdo, el pacto está en entredicho ya que Irán ha comenzado a enriquecer uranio al 20 % y ha limitado el acceso de los inspectores de la Organización Internacional de la Energía Atómica (OIEA) a sus plantas nucleares.

Las conversaciones continúan esta semana y en ellas está participando una delegación estadounidense aunque de forma indirecta, mediante intermediarios, ante la negativa de Irán de un diálogo directo.