La CE pide aumentar la producción de semiconductores para depender menos de Asia

0
5
734982

UE SEMICONDUCTORES

La Haya, 15 nov (EFE).- La presidenta de la Comisión Europea (CE), Ursula von der Leyen, subrayó este lunes la necesidad de aumentar la producción europea de semiconductores para reducir la “dependencia” a “algunos países del este de Asia”, antes de una visita a la sede del gigante de máquinas de chips ASML en Países Bajos.

Von der Leyen, que visita esta tarde la ciudad neerlandesa de Veldhoven junto con el primer ministro neerlandés, Mark Rutte, y otros comisarios de la Unión Europea (UE), definió al fabricante de sistemas de litografía ASML como “uno de nuestros campeones digitales europeos”.

Además de proporcionar máquinas para procesadores y chips de memoria, ASML tiene una oferta de máquina EUV (litografía ultravioleta extrema), unos aparatos de última generación que cuestan más de 100 millones de euros cada uno, y están especializados en fabricar semiconductores mucho más pequeños y potentes.

“Es un actor importante en la cadena de valor global de semiconductores. Y es esencial para los fabricantes de chips de todo el mundo. La tecnología y las máquinas diseñadas por ASML ayudan a producir chips en Singapur, Corea del Sur o Estados Unidos, entre otros”, añadió Von der Leyen.

La escasez mundial de semiconductores provocada por la pandemia ha evidenciado la dependencia de la UE, sobre todo de Asia, para obtener unos componentes imprescindibles para producir los chips que se encuentran en cualquier dispositivo electrónico, desde automóviles hasta teléfonos móviles, pasando por videoconsolas o dispositivos médicos.

Von der Leyen subrayó hoy que ASML “desempeñará un papel importante en los esfuerzos por hacer que Europa sea más competitiva y soberana en el sector tecnológico”, un objetivo que también se verá respaldado con hasta 200.000 millones de euros del Plan de Recuperación NextGenerationEU, que se destinarán al sector digital.

La CE ya anunció que planteará a principios de 2022 una Ley Europea de Chips que, según ha avanzado el comisario responsable, Thierry Breton, combinaría una estrategia de investigación con un aumento de la capacidad de producción, incluida la construcción de “megafábricas”, y cooperación con terceros países para diversificar el suministro.

Bruselas se ha propuesto revertir esta falta de autonomía aumentando la producción, de modo que para 2030 la UE represente el 20 % de la fabricación mundial de semiconductores y produzca chips de última generación, recuperando terreno en un mercado que mueve anualmente 433.000 millones de dólares y donde ha pasado de representar el 22 % del comercio mundial en 1998 a solo un 9 %.

La fabricación de chips está concentrada en Asia, con el duopolio entre la taiwanesa TSMC y la surcoreana Samsung, mientras que Estados Unidos domina en el diseño -un control de la propiedad intelectual que ha usado para sancionar a China-.

La UE tiene su fortaleza en la investigación, a través de IMEC o Fraunhofer, y en el suministro del equipamiento para producir chips, con la neerlandesa ASML.

Von der Leyen señaló hoy la necesidad de una mayor coordinación entre las actividades de investigación en este sector; de mejorar el diseño de chips; de aumentar la capacidad de producción; y de mejorar la cooperación con la industria, que desarrollará nuevos productos europeos que utilizarán chips de última generación.

“El aumento de la producción europea de chips es buena para Europa, ya que esto significa una menor dependencia de algunos países del este de Asia. También es bueno para el mundo, ya que supone cadenas de suministro más diversas. Y para ASML, significa mercados más amplios y estables para sus productos”, concluyó la presidenta de la CE.