La CE expedienta a Alemania por la sentencia que cuestionó la política del BCE

0
5
552892

UE ALEMANIA

Bruselas, 9 jun (EFE).- La Comisión Europea (CE) inició un procedimiento de infracción contra Alemania por una sentencia que dictó el año pasado su Tribunal Constitucional que cuestionaba la política de compra de deuda del Banco Central Europeo (BCE) e iba en contra de una sentencia previa del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE).

El Ejecutivo comunitario considera que Alemania ha violado “los principios fundamentales del Derecho de la Unión, concretamente los principios de autonomía, primacía, eficacia y aplicación uniforme del Derecho de la Unión, así como el respeto de las competencias del Tribunal de Justicia”, según indicó en un comunicado.

La Comisión Europea ha enviado una carta de emplazamiento a Alemania, que tiene ahora dos meses para responder, en lo que supone el primer paso de un procedimiento de infracción que, en última instancia, permite a Bruselas llevar a los estados ante la justicia comunitaria.

“La Comisión considera que la sentencia del Tribunal Constitucional alemán constituye un precedente grave, tanto para la práctica futura del propio Tribunal como para los tribunales supremos y constitucionales de otros estados miembros”, dijo la institución.

El 5 de mayo de 2020, el Tribunal Constitucional alemán pronunció una sentencia sobre el programa de compra de deuda del sector público que lleva a cabo el Banco Central Europeo, según la cual con este programa el BCE se extralimitaba en el ejercicio de sus facultades e iba más allá de sus competencias.

En la misma, el Constitucional germano consideró asimismo que el TJUE se había extralimitado en sus funciones al dictar una sentencia en 2018 por la que declaró que este programa era legal conforme al Derecho comunitario, sin por tanto remitir el asunto de vuelta al alto tribunal comunitario.

Por consiguiente, señala la Comisión Europea, “el Tribunal alemán privó a la sentencia del Tribunal de Justicia de sus efectos legales en Alemania, infringiendo así el principio de primacía del Derecho de la Unión”. De ahí que se incoe el procedimiento de infracción.

El Ejecutivo comunitario añade que, si bien el Constitucional alemán rechazó en abril de 2021 dos recursos que pretendían lograr que su sentencia de mayo de 2020 se ejecutase, esto no soluciona el incumplimiento del principio de que el Derecho de la Unión prima sobre el nacional.

Bruselas ya había advertido de que no dejaría pasar esta violación de los principios comunitarios cuando se emitió en 2020 una sentencia que generó muchas cuestiones sobre el futuro de la política monetaria del BCE en plena pandemia y sobre las propias competencias dentro de la Unión.

La sentencia del Tribunal germano declaraba parcialmente inconstitucional el programa de compra de bonos, aunque no se pronunciaba sobre la proporcionalidad de esta estrategia para conseguir el objetivo de subir la inflación y permitía al Bundesbank (banco central alemán) seguir participando en el mismo si las autoridades justificaban que era adecuado y proporcional.

El Gobierno alemán respondió con documentación sustentando la proporcionalidad del programa y la legitimidad del Parlamento y el Ejecutivo para respaldarlo, como habían hecho. El Ministerio de Finanzas argumentó que se tomaron en cuenta los efectos secundarios de la compra de bonos sobre la economía de la eurozona y otros factores macroeconómicos.

Así, en una sentencia emitida el pasado 18 de mayo, el Tribunal Constitucional alemán dio su visto bueno al programa al considerar que ni el Gobierno ni el Parlamento se excedieron en sus competencias al aprobarlo, rechazando con ello las demandas de inconstitucionalidad que habían presentado grupos euroescépticos.