Kubo, en el escaparate

0
25
488370

FÚTBOL GETAFE-REAL MADRID

Getafe (Madrid), 14 abr (EFE).- Menos determinante de lo que habría deseado desde que llegó el pasado mes de enero al Getafe, Takefusa Kubo tendrá este domingo una oportunidad inmejorable para exhibir sus cualidades y lanzar su candidatura a ser uno de los elegidos para formar parte la próxima temporada de la plantilla del Real Madrid.

Kubo se enfrentará por tercera vez este curso al Real Madrid. El genio japonés se vera de nuevo las caras con Zinedine Zidane, una de las personas importantes que decidirá sobre su futuro el curso que viene. Junto a José Ángel Sánchez, director general del conjunto blanco y el presidente Florentino Pérez, el entrenador francés es la tercera pata de los hombres que influyen en la planificación de la plantilla.

No es muy habitual que un jugador se mida tres veces en una misma campaña al mismo rival en LaLiga Santander. Y menos aún que lo haga cedido por ese rival. Ese será el caso de Kubo, que, de momento, se ha enfrentado al Real Madrid hasta en cuatro ocasiones sin excesivo éxito. El club blanco no aplicó la “cláusula del miedo” a Kubo y el japonés podría jugar ante su equipo de origen.

POCA PRESENCIA CONTRA EL REAL MADRID

Pero, hasta el momento, a Kubo no le ha ido nada bien en sus partidos contra el Real Madrid. Ha disputado en total tres, en las filas del Mallorca, del Villarreal y del Getafe, y sus actuaciones prácticamente han pasado desapercibidas.

Sólo fue titular en el choque que disputó con el cuadro balear la temporada pasada. Jugó los 90 minutos, perdió 2-0 y apenas dejó un regate de dibujos animados a Sergio Ramos y Mendy que acabó con un disparo al lateral de la red de la portería defendida por Courtois.

En los otros dos encuentros, ya este curso, su presencia fue testimonial. En el empate del Villarreal (1-1), sólo jugó los últimos dos minutos tras sustituir a Moi Gómez. Y en la derrota del Getafe (2-0), también comenzó el choque en el banquillo y disputó 36 minutos después de saltar al césped.

Zidane, en esos tres duelos, no pudo ver la mejor versión de un chaval de 19 años al que le está costando hacerse con un hueco en las alineaciones de los tres equipos en los que ha estado cedido hasta el momento. Ni en el Mallorca, ni el en Villarreal, ni en el Getafe, ha sido titular indiscutible.

FALTA DE FÍSICO PARA SER TITULAR INDISCUTIBLE

Los números, hablan por sí solos. Con Vicente Moreno al cargo, en el Mallorca, de 36 partidos de Liga que pudo disputar, fue titular en 23; en el Villarreal, lo fue en 2 de 16, mientras que en la Liga Europa siempre salió de inició en los 5 partidos continentales que pudo disputar antes de marcharse; y, de momento, en el Getafe, acumula 6 presencias en las alineaciones de 14 posibles.

En total, Kubo, en Liga, desde que el Real Madrid lo ha cedido a otros equipos, ha sido titular en el 46’9 por ciento de los partidos. Tal vez, en la entidad presidida por Florentino Pérez esperaban que el genio japonés pasara más tiempo sobre el verde para completar su formación. Pero, ¿por qué no ha jugado más? ¿Cuál es la explicación?.

Su actual técnico, José Bordalás, habló con EFE sobre Kubo y dio la clave de su ausencia en las alineaciones: “Take es un magnífico chaval, profesional y magnífico jugador. Es verdad que es un poco joven y necesita madurar, sobre todo a nivel físico. Él lo sabe, está trabajando y si da ese paso a nivel físico tiene talento suficiente para ser un grandísimo jugador. Es lo único que creo que le falta”, dijo.

“Tiene que trabajar muy duro a nivel físico para manejarse bien en el fútbol actual en el que todos sabemos que se juega a una gran velocidad y hay mucho contacto. Él tiene que hacerse muy resistente en ese aspecto. Técnicamente tiene calidad suficiente para ser ese magnífico jugador en el que el Real Madrid tiene muchas esperanzas”, agregó.

GETAFE CREATIVO O ROCOSO

La expectación mediática que genera Kubo allá donde va cedido, es altísima. Tal vez, eso no ayuda a un chaval cuya ausencia en las alineaciones siempre llama la atención de los medios de comunicación y de los aficionados, acostumbrados a elevar a los altares a jóvenes que caen a la misma velocidad que son encumbrados tras el soniquete de los fuegos artificiales.

Bordalás trabaja con mimo y poco a poco con un jugador con el que seguramente no volverá a coincidir cuando acabe LaLiga. Y, su presencia en el once ante el Real Madrid está en el alambre. Depende de la apuesta del técnico del Getafe, que últimamente elige entre dos tácticas.

Una, la más conservadora, con un centro del campo de hormigón con Nyom, Arambarri, Maksimovic y Cucurella en el que no tienen cabida los dos hombres más imaginativos del club, Aleñà y Kubo. Y, la otra, un 4-2-3-1 con Arambarri y Maksimovic de pivotes para cubrir por detrás la creatividad de una línea formada por Kubo, Aleñà y Cucurella con Jaime Mata arriba.

Con el Getafe en estado de alarma por su cercanía con el descenso, Bordalás tendrá que decidir entre la fortaleza o la creatividad para superar al Real Madrid.

En la segunda apuesta, aparece el factor Kubo, que seguramente está ansioso de mostrarse ante Zidane para reivindicarse como un hombre de futuro en el club blanco. Si finalmente juega, entrará dentro de un escaparate de postín desde el que intentará brillar frente a sus compañeros tras tres intentos erráticos.

Juan José Lahuerta