Kremlin: el proyecto de nuevas sanciones de EEUU busca presionar a Moscú

0
6
794694

RUSIA EEUU

Moscú, 13 ene (EFE).- El proyecto de ley con nuevas sanciones contra Rusia presentado el miércoles en el Senado estadounidense es un intento de presionar a Moscú en medio de negociaciones con EEUU y la OTAN sobre las garantías de seguridad, declaró hoy el Kremlin.

“Lo consideramos (el proyecto) de forma muy negativa. Sobre todo, cuando se presenta en medio de la ronda de negociaciones” sobre la seguridad en Europa, dijo el portavoz de la Presidencia rusa, Dmitri Peskov, durante su rueda de prensa telefónica diaria.

El presidente del comité de Exteriores del Senado de EEUU, el demócrata Bob Menéndez, presentó este miércoles junto con otros 25 legisladores un proyecto de ley para “imponer un alto coste” a Moscú en caso de que invada Ucrania.

El documento, publicado en la página de Menéndez, prevé la imposición de “devastadoras” restricciones contra la economía de Rusia y también pone en la mira su presidente ruso, Vladímir Putin, y su entorno próximo, incluidos los miembros de su familia.

“Es un intento de presionar a Moscú; un intento que no tiene sentido”, insistió el portavoz del Kremlin.

A la vez afirmó que la imposición de sanciones contra un jefe de Estado es un “medida extrema” que equivale a la “ruptura de relaciones” entre los países.

“¿Cómo responderá Rusia? Rusia siempre hará lo que responde de la mejor manera a sus intereses”, replicó.

El proyecto denominado “Acta de Defensa de la Soberanía de Ucrania 2022” busca sancionar al sector bancario ruso y a una serie de altos funcionarios de Moscú, incluidos cargos militares.

“Esta legislación deja absolutamente claro que el Senado de Estados Unidos no se quedará de brazos cruzados mientras el Kremlin amenaza con volver a invadir Ucrania”, dijo Menéndez, citado en su web.

Ucrania y EEUU han denunciado en los últimos meses la concentración de un gran número de tropas rusas cerca de la frontera ucraniana, lo que consideran la antesala de una invasión.

A su vez, el viceministro de Exteriores ruso Serguéi Riabkov negó el lunes que ese tipo de maniobras supongan una “escalada” en relación con Ucrania.

“No tenemos ningún plan, ninguna intención de atacar a Ucrania, y no puede haberlo”, aseguró el negociador ruso tras las conversaciones sobre seguridad con EEUU en Ginebra.

Mientras, la víspera, tras las consultas sobre seguridad con la OTAN en Bruselas, otro viceministro de Exteriores ruso, Alexandr Grushkó, aseguró que la condición para la desescalada en Ucrania es el cumplimiento por Kiev de los Acuerdos de paz de Minsk y el cese del suministro de armamento por parte de la Alianza Atlántica.