KKR aprovecha la crisis del sector de las telecos europeas para asaltar TIM

0
6
743856

TELECOM ITALIA OPA

Roma, 23 nov (EFE).- El fondo estadounidense de inversión KKR, uno de los principales accionistas de MásMóvil tras la opa lanzada en 2020, quiere aprovechar la crisis que atraviesa el sector de las telecomunicaciones europeas para intentar hacerse con Telecom Italia (TIM) a precio de saldo.

La oferta de compra, que aún no ha sido comunicada oficialmente al regulador bursátil italiano, valora la compañía en 11.000 millones de euros y está siendo estudiada por el equipo directivo de TIM, que tiene previsto reunirse el próximo viernes en un consejo extraordinario.

Vivendi, socio mayoritario con casi el 24 % del capital, cree que no refleja el verdadero valor de TIM, han avanzado a Efe fuentes financieras.

El precio resulta muy atractivo para KKR, ya que “TIM es una empresa que opera en un sector muy maduro en Italia, pero que tiene gran potencial de desarrollo en Brasil”, donde es una de las mayores operadoras de telefonía móvil, junto con Telefónica Brasil y Claro, indica a Efe el economista italiano Andrea Giuricin.

La iniciativa de KKR, añade, es positiva por dos motivos: “No es un fondo agresivo, sino que realiza operaciones de inversión a largo plazo” y podría impulsar de nuevo la compañía, pero también puede desatar una “guerra de mercado” y animar a Vivendi u otras empresas de Italia a lanzar otras propuestas si ven la actual demasiado baja.

La teleco italiana, una de las más rentables de Europa antes de los 2000, ha recibido un oferta amistosa por la totalidad de su capital y a 0,505 euros por acción, lo que supone una prima del 45 % respecto al precio de cierre del viernes y del 55 % si se tiene en cuenta la cotización de hace un mes.

La oferta está condicionada a la realización de dos controles de confirmación con una duración estimada de cuatro semanas, y el fondo KKR quiere asegurarse de que cuenta con el visto bueno del Gobierno italiano, que tiene la facultad de usar el llamado “golden power” o acción de oro para bloquear operaciones en empresas consideradas estratégicas.

El sector de las telecomunicaciones, tradicionalmente muy potente, sufre desde hace meses una crisis, que ha agravado la pandemia, por la enorme proliferación de operadores, especialmente los de bajo coste, que han desatado una cruenta guerra de precios difícil de lidiar para las compañías tradicionales. En Italia, TIM se enfrenta a la oferta agresiva de la francesa Illiad.

La brutal competencia está obligando a las telecos tradicionales a reinventarse y prestar otros servicios, más allá de los que en el pasado fueron rentables (como internet o la mensajería telefónica), como pueden ser los contenidos televisivos en plataformas digitales, pero ahí también se topan con gigantes como Amazon Prime o Netflix, ya consolidados.

Un panorama complejo que obligó a TIM a anunciar en octubre una rebaja de sus objetivos financieros para 2021 y ha hundido sus acciones hasta un 60 % desde 2018.

TIM está involucrada en Italia en la creación de una red de fibra óptica nacional. El economista Michele Polo señala a Efe que la operación con KKR es interesante también como país y no cree que el Gobierno vaya a oponerse, aunque sí pedirá garantías de que el desarrollo de las infraestructuras de redes siguen realizándose en seguridad y en el respeto de la privacidad de los datos de los usuarios.

Los sindicatos han reclamado ser convocados por el Gobierno para conocer la situación y el líder de la ultraderechista Liga, Matteo Salvini, ha defendido “un socio y un plan industrial que potencie y fortalezca la empresa, no una operación financiera que la despedace”.

TIM, que tiene una deuda financiera neta de más de 22.000 millones de euros, está participada al 10 % por el banco público Caja Depósitos y Préstamos (CDP), que entró en el capital para controlar al inversor francés Vivendi y le quitó en 2018 el control del consejo directivo al aliarse con el fondo activista estadounidense Elliott Management, que actualmente tiene algo más del 4 %.

Laura Serrano-Conde