Kits covid, recetas y artesanías, el contenido de cápsula del tiempo de Perú

0
4
598631

PERÚ BICENTENARIO

Lima, 19 jul (EFE).- Kits covid, libros infantiles en quechua, recetas autóctonas, artesanías y semillas de plantas en peligro de extinción son algunos de los 48 objetos que, por los próximos 100 años, estarán guardados en una cápsula del tiempo que será enterrada en Perú con motivo del bicentenario de su independencia.

El Ministerio de Cultura de Perú creó la “Semilla del Tiempo del Bicentenario”, que busca dejar un legado para los peruanos del futuro mediante la preservación de una serie de objetos colocados en un contenedor especialmente diseñado en acero naval y herméticamente sellado.

En concreto, en el interior de esta pieza con forma de cántaro de cerámica inca-chimú se colocarán las 48 reliquias que fueron seleccionadas en una convocatoria pública, en la que se presentaron propuestas de objetos y mensajes sobre temas como la interculturalidad, la equidad de género y la pandemia de la covid-19, entre otros.

“(Hay) manifestaciones culturales, artísticas, literarias y objetos emblemáticos”, precisó a Efe la viceministra de Patrimonio e Industrias Culturales, Leslie Urteaga.

Según relató, la idea es que de aquí a un siglo los peruanos del “tricentenario” puedan desenterrar la “semilla” y tener, a partir de los contenidos de la cápsula, el testimonio de una época pasada.

El cántaro se sembrará este próximo martes en el Patio del Bicentenario de la Independencia, ubicado en el Museo Nacional de Arqueología, Antropología e Historia del Perú, en Lima, donde permanecerá por los próximos 100 años.

Para “establecer una conversación entre el presente y el futuro”, la iniciativa dará la posibilidad a las personas que se acerquen a visitar la “semilla” de dejar mensajes de audio digital para los peruanos de 2121.

LOS LEGADOS

Más allá de kits covid, libros, recetas y semillas, las propuestas seleccionadas para colocarse en el cántaro también incluyen materiales representativos de las 25 regiones del país, según explicó Urteaga.

“Tenemos por ejemplo la miniatura de nuestro satélite peruano, la réplica de una cabeza de Chavin de Huántar, que es una de las esculturas más representativas del Perú, textiles, mensajes, testimonios, dibujos de niños…”, agregó la vocera.

Entre las iniciativas seleccionadas, el Ministerio de Cultura destacó en un comunicado “Inkafont”, una fuente tipográfica inspirada en los tocapus, los dibujos geométricos que se encuentran en vestigios incas.

También la “Resistencia en el arte de Tablas de Sarhua en tiempos de covid-19”, presentada por la reconocida artista sarhuina Valeriana Evanán; y los “Quipus funerarios de Cuspón”, que forman parte de los rituales fúnebres que desde tiempos antiguos se realizan en el distrito de Chiquián, de la norteña región de Áncash.

RETOS TÉCNICOS

La “Semilla del Tiempo del Bicentenario” es un recipiente hermético, diseñado a partir de un cántaro inca-chimú, que alberga una cápsula de 1,60 metros de alto.

A fin de asegurar que los objetos que integran la cápsula se conservarán en las mejores condiciones durante el próximo siglo, se convocó a los Servicios Industriales de la Marina del Perú (SIMA).

Por un lado, se diseñó un recipiente hermético, sellado al vacío, y, por otro lado, se revistió de acero inoxidable tipo 316, un material basado en cromo de níquel austenítico que contiene molibdeno, lo que aumenta la resistencia a la corrosión y proporciona mayor protección en temperaturas elevadas.

598631598631