Jacksonville, FL.- Hemingway, el gran escritor norteamericano, consideraba Key West, (Cayo Hueso), su lugar preferido. Durante el siglo XX, muchos escritores y artistas fueron a disfrutar de este paraíso tropical del Sur de la Florida.

Cayo Hueso es la ˙última isla de un cordón isleño enlazado por puentes con una carretera sobre el mar. Este especial conjunto de cayos marinos esta formado por Cayo Largo, Tavernier, Islamorada, Marathon y Key West, que da nombre a todo el conjunto. En l990, fue considerado por el Congreso de EE.UU., Santuario Marino y área de protección.

El trayecto en auto desde Miami hacia los Cayos es muy bello, la carretera bordea el mar, hay playas y bosques donde hacer camping o descansar. Los pequeños pueblos ofrecen atracciones y se puede pescar, hacer buceo y nadar.

EL LEGADO DE HEMINGWAY

En l849 se levanta un faro, un destacamento de la Guardia Marina y una colonia de pescadores de esponjas y conchas, por eso se suele llamar a este cayo, ‘República de la Concha’.

Durante la década de los 30, el escritor John Dos Passos invita a su amigo Hemingway a visitar Key West y éste se enamora del lugar.  Hemingway compra una casa y vive con su segunda esposa, Paulina Pfeiffer, hasta l939.

La casa hoy es un museo, se puede visitar y se llega caminando por la calle Duval, arteria principal del pequeño pueblo, hasta la calle Olivia y Whitehead. La arquitectura es de estilo colonial español, rodeada de un buen parque y una piscina.  Sorprende al entrar, la cantidad de gatos, más de veinte, descendientes de los gatos que tenía el escritor.

Después del suicidio del escritor, acontecido el 2 de julio de l961, en Idaho, la Fundación Hemingway  decidió mantener la casona y convertirla en Museo.

En la planta baja se encuentran los salones, el comedor y la amplia cocina. Esta adornada con recuerdos de sus viajes y regalos de sus amigos, como la bella cerámica que le obsequiara el pintor Picasso.

En la parte alta esta el dormitorio. Desde la terraza balcón se ve el jardín y el faro, que también se puede visitar.

El estudio del escritor está separado, con vista a la piscina, tiene una gran biblioteca, objetos de caza y de pesca y su máquina de escribir. En este lugar Hemingway escribió gran parte de sus novelas.

LA “CASA BLANCA” DE INVIERNO

A pocas cuadras está la playa donde un mojón indica la distancia con Cuba, 90 millas. Se vislumbra muy bien el perfil de la isla cubana.

Un paseo interesante es la Casa Museo de Harry Truman, en el área militar.  Durante los inviernos, fue la Casa Blanca de los presidentes Truman, Eisenhower y Kennedy.  Es parte de la historia norteamericana, contiene documentos y fotos de los presidentes que la habitaron.

Caminar por el Puerto, entreteniéndose con los negocios de recuerdos o sentarse frente al mar bebiendo una fresca cerveza, forman parte del encanto de este lugar.

Hay excursiones para hacer buceo en confortables catamaranes. Es una lindísima experiencia acuática. También es muy interesante la excursión a la Isla Tortugas, un antiguo fuerte enclavado en medio del mar.

Las playas ofrecen esquí acuático, paracaidismo y otros deportes náuticos. Es el paraíso de la pesca y se alquilan equipos saliendo en barco durante el día. Las opciones para divertirse son múltiples.

Al atardecer, nada mejor que ver la puesta del sol al borde del mar, es casi un ritual que congrega a mucha gente.  Cuando el sol se esconde, la noche de Key West comienza.  Bares, discotecas y bandas animan con sus luces y bullicio.

Key West o Cayo Hueso, como prefiera, ofrece mucho al visitante, buenos restaurantes, diversiones, deportes y romanticismo, incluso el mito eterno del genial escritor Hemingway cuyo espíritu vaga por estas calles arboladas, donde siempre un viento marino nos hace sentir, la maravilla de vivir.

SHARE

Leave a Reply