Kazajistán no registra mejoras importantes en derechos humanos, según HRW

0
4
794424

D.HUMANOS INFORME KAZAJISTÁN

Moscú, 13 ene (EFE).- Kazajistán no ha registrado “mejoras importantes” en materia de derechos humanos, pese a sus esfuerzos por impulsar reformas, dijo hoy Human Rights Watch, que afirma que las autoridades reprimieron en 2021 a críticos, restringieron el derecho a la protesta pacífica y suprimieron la libertad de expresión.

En su informe anual publicado hoy, la ONG, que no recoge las violentas protestas de la semana pasada por el aumento del precio del gas licuado que fueron reprimidas por las fuerzas kazajas en una operación “antiterrorista”, indica que el Gobierno kazajo “siguió afirmando que está llevando a cabo reformas en materia de derechos humanos, a pesar de la ausencia de mejoras importantes (…)”.

“Las autoridades reprimieron a los críticos del Gobierno utilizando cargos demasiado amplios de “extremismo”, restringieron el derecho a la protesta pacífica, suprimieron la libertad de expresión y no abordaron la impunidad de la violencia doméstica y la tortura”, resume HRW en el apartado dedicado a Kazajistán.

Según HRW, en la mayor república centroasiática el poder “continuó interfiriendo y restringiendo rutinariamente el derecho a la reunión pacífica al detener, multar o sentenciar a penas privativas de libertad cortas” a personas que trataron de ejercer este derecho.

La Policía también recurrió cada vez más a la práctica de “encerrar” a los manifestantes al detener de facto a grupos en la calle hasta por 10 horas, señala la ONG.

En raras ocasiones, añade, las autoridades sí dieron permiso para protestas.

En el país también los periodistas “continúan enfrentando hostigamientos, arrestos, ataques físicos y enjuiciamientos por realizar su trabajo”, indica HRW.

Entre otras cosas, en julio, el Proyecto de Reportaje sobre Crimen Organizado y Corrupción, indicó que los teléfonos de un activista de derechos humanos y dos periodistas parecían haber sido seleccionados para el espionaje a través del programa Pegasus, recuerda la ONG.

A su vez las autoridades kazajas han continuado su represión “de larga duración” contra críticos al Gobierno mediante enjuiciamientos penales a miembros percibidos o reales de grupos ‘extremistas’ prohibidos, incluido por participar en manifestaciones pacíficas”, recalca HRW.

“Tribunales condenaron a decenas de personas en 2021, sometiéndolas a restricciones que incluyen vetos plurianuales a la participación en actividades políticas, y encarceló al menos a siete personas”, sostiene.

La ONG critica que el Parlamento haya suspendido el año pasado la revisión de un nuevo proyecto de ley de violencia doméstica y no haya propuesto una nueva legislación desde entonces.

HRW destaca asimismo que Kazajistán no tiene una ley antidiscriminación ni prohíbe su Constitución la discriminación sobre la base de la identidad de género u orientación sexual.

Además, “la tortura y los malos tratos ocurren con impunidad”, afirma la ONG en su informe, en el que cita a un medio kazajo que afirmó que de 120 denuncias de torturas registradas entre enero y mayo de 2021 ninguna había sido enviado a los tribunales.