Jurado encuentra culpable a cubano de tráfico de menores migrantes en Texas

0
30
479632

INMIGRACIÓN

Los Ángeles, 8 abr (EFE News).- Un inmigrante cubano de 29 años que supuestamente era un conductor de un servicio de transporte por aplicación fue encontrado culpable este jueves de transportar menores indocumentados a través de la frontera en marzo de 2020, informó el Departamento de Justicia.

Un jurado federal en Corpus Christi, Texas, deliberó durante tres horas antes de declarar culpable a Ciro Yasel Castillo, residente de Houston, de transportar a tres indocumentados, dos de ellos menores guatemaltecos.

Castillo, un residente permanente legal de Estados Unidos, fue detenido en un sitio de inspección en el puesto de control de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) cerca de Falfurrias, Texas.

El latino afirmó que él y sus tres pasajeros eran cubanos y presentó una licencia de conducir temporal como identificación. Ninguno de los tres pasajeros pudo presentar pruebas de su estadía legal en el país.

Las agentes de CBP lo remitieron a inspección secundaria, donde determinaron que dos de los pasajeros eran menores de Guatemala presentes ilegalmente en Estados Unidos.

El otro pasajero era Lázaro Fidel López, de 30 años, un indocumentado originario de Cuba que era parte de una conspiración para transportar a los dos menores guatemaltecos. López se declaró culpable por su papel en ese crimen.

La defensa intentó convencer al jurado de que Castillo era un conductor no oficial de Uber, que aceptó 500 dólares a través de Western Union de una persona desconocida para recoger a los dos adolescentes del Valle del Río Grande en medio de la noche y llevarlos a Houston.

El próximo 1 de julio se dictará sentencia. Castillo enfrenta hasta 10 años de prisión y una posible multa máxima de 250.000 dólares.

En un caso similar este miércoles Brodrick Keith Rhodes, de 32 años, asumió la culpabilidad de conspirar para introducir al país inmigrantes indocumentados.

Según los fiscales, el hombre intentó pasar un remolque refrigerado por un puesto de control de CBP en el condado de Duval, Texas, el pasado 12 de enero.

Rhodes dijo a los agentes de CBP que transportaba lechuga, pero las autoridades notaron discrepancias con su conocimiento de embarque.

También notaron que parecía nervioso y que el remolque estaba configurado a 30 grados pero con una temperatura interna de 68, detalló el comunicado del Departamento de Justicia.

El conductor, junto al camión, fue enviado a una inspección secundaria, donde finalmente los agentes fronterizos encontraron a 119 inmigrantes indocumentados en el área de carga del remolque.

Rhodes tendrá que presentarse en una audiencia para escuchar su condena el próximo 27 de julio.

La semana pasada dos hermanos de Chihuahua, México, fueron condenados en el Tribunal del Distrito Sur de California a pasar 66 meses de prisión por contrabandear a tres hermanas por una zona agreste, lo que costó la vida de las migrantes.

Cecilio y Ricardo Ríos-Quiñones se declararon culpables en agosto de 2020 de transporte de extranjeros con resultado de muerte, traer extranjeros por lucro y conspiración.

Juana Santos Arce (35 años), Margarita Santos Arce (32 años) y Paula Santos Arce (29 años), todas oriundas de Oaxaca, México, murieron en su intento en ingresar a Estados Unidos.

La jueza de distrito Cathy Ann Bencivengo calificó este desenlace como uno de los peores escenarios de tráfico de personas que ha visto en 15 años como magistrada.

“Tres mujeres murieron congeladas porque los acusados buscaban beneficiarse de su necesidad de venir aquí. Es trágico que alguien quiera venir aquí a trabajar y muera, pero es más trágico que haya personas que se benefician de esto, que los tratan como carga”, valoró la jueza.