Juli, Fandi y Roca Rey ante el vendaval en tarde triunfalista en Valladolid

0
5
558508

TOROS VALLADOLID

Valladolid, 13 jun (EFE).- Los diestros Julián López “El Juli”, David Fandila “El Fandi” y el peruano Roca Rey se impusieron al vendaval que sopló toda la tarde en Valladolid -y a la lluvia final- y acabaron salieron triunfadores del coso de Zorrilla tras repartirse siete orejas.

El huracanado viento fue el protagonista de la tarde en Valladolid, ingobernable el manejo de los trastos desde el segundo de una con tintes triunfalistas.

El Juli firmó un trasteo de menos a más con el anovillado primero, que empujó con fijeza en el peto, casi toda sobre la diestra, aprovechando el pitón más potable. Monumental un pase de pecho, a la hombrera contraria, destacando varias tandas en redondo, de mano baja y ritmo. Desafortunado con los aceros.

Épica del Juli con el cuarto, con viento huracanado y lluvia. Ya era un milagro estar delante. El madrileño hizo un gran esfuerzo, no volvió la cara y con tesón y valor para dar y tomar. No hubo posibilidad de lucimiento, de ahí la anecdótica e incomprensible concesión del doble trofeo por el palco.

El Fandi firmó una actuación de entrega total, desde su recibo con una larga cambiada, así como un vibrante tercio de banderillas donde encontró toro en todos los terrenos. Sin embargo se levantó un vendaval ya en la faena de muleta ante “Buenecito”, que, haciendo honor a su nombre, galopó y repitió incansable en la muleta del granadino.

Faena muy trabajada, iniciada de rodillas en los tableros, sin respiro, buscando los terrenos más abrigados. Letal la estocada, lo que se tradujo en dos orejas. Excesivo botín.

No renunció El Fandi a poner banderillas al quinto, con el que nuevamente dejó patente su gran entrega. No se dejó nada en el tintero e, incluso, dejó algún pasaje estimable sobre la diestra.

Roca Rey no pudo estirarse con el capote ante el tercero. Muy valiente el peruano, cada tanda era un “Ay” en la muleta de una faena en la que acabó metiendo al toro en el canasto sobre la diestra. Cada embestida una ruleta rusa por el viento.

Con el que cerraba plaza, un toro con cuajo y remate, Roca Rey, tras un tercio de banderillas muy extenso, brindó al público en los medios para mostrarse después por encima de un toro apagado en el último tercio. Pundonor y porfía, en un trasteo que no llegó a tomar vuelo por la deslucida condición del animal.

FICHA DEL FESTEJO.- Toros de Domingo Hernández, cuatro y sexto son el hierro de Garcigrande. Con volumen salvo el anovillado primero, algunos bastos de hechuras, nobles y manejables, con mucho fondo el segundo.

El Juli, de verde oliva y oro: dos pinchazos (ovación); y media estocada muy defectuosa (dos orejas).

El Fandi, de azul eléctrico y azabache: estocada trasera (dos orejas); y estocada trasera (oreja).

Roca Rey, de pizarra y oro: estocada (oreja); y estocada delantera (oreja tras aviso).

La plaza ha registrado más de tres cuartos de entrada, dentro del 50 % del aforo permitido, en tarde muy ventosa, que condicionó la lidia, y con lluvia desde la lidia del cuarto toro. EFE

1011737

pe-jlp/fp

(foto)

558508558508