Winston-Salem, NC.- Una juez federal rechazó el pedido de la Administración de Donald Trump de modificar el tiempo que puede mantener en centros de detención a menores indocumentados que entraron a EEUU de manera ilegal, fijado por un acuerdo de más de 20 años.

La magistrada Dolly Gee, cuya corte tiene sede en Los Ángeles, determinó que la solicitud presentada por el Departamento de Justicia para modificar el “Acuerdo Flores” carece de sustento, además de ser “procedimentalmente impropio y totalmente sin mérito”.

La juez señaló que el pedido del Gobierno aparenta ser un “cínico intento” de trasladar responsabilidades al Poder Judicial tras más de 20 años de “inacción del Congreso” y una mala acción del Ejecutivo “que han llevado al estancamiento actual”.

El “Acuerdo Flores”, que se firmó en 1997 tras años de litigio, establece que las autoridades federales no pueden mantener en centros de detención a menores indocumentados por más de 20 días.

“Las partes acordaron voluntariamente los términos del Acuerdo Flores hace más de dos décadas. La Corte no forzó a las partes a aceptar el acuerdo ni redactó el texto contractual”, señaló Gee en su escrito.

“Los niños que son beneficiarios de las protecciones del Acuerdo Flores y que ahora se encuentran bajo la custodia de los demandantes no tienen culpa. Están sujetos a las decisiones hechas por adultos sobre los que no tienen control. En la implementación del Acuerdo, sus mejores intereses deberían ser primordiales”, agregó.

El pasado 21 de junio el fiscal general de EEUU, Jeff Sessions, presentó una petición de emergencia a la juez para modificar el acuerdo y permitir así a la Administración Trump retener a los niños más allá del limite establecido.

La moción era parte de la orden ejecutiva firmada por el presidente en la que dictaminaba que ya no se separe a los niños inmigrantes de sus padres cuando eran aprehendidos en la frontera, una de las consecuencias de la política de “tolerancia cero” con la inmigración ilegal que sigue la actual Administración.

Holly Cooper, directora de la Clínica de Inmigración de la Universidad de California Davis y una de las abogadas que ha defendido el Acuerdo Flores, calificó de un gran triunfo la decisión de la jueza, la cual impediría a la administración mantener a los niños detenidos junto a sus padres.

“El acuerdo es muy claro en que el Gobierno debe garantizar el bienestar de los niños y un centro de detención no es el lugar adecuado para estos menores”, explicó Cooper.

En febrero de 2017, el Departamento de Justicia (DOJ) desafió ante la Corte del Noveno Circuito de Apelaciones una orden de la jueza que exigía al ejecutivo liberar a menores no acompañados retenidos por meses mientras esperaban ver a un juez de inmigración. En julio pasado, el Gobierno perdió el alegato.

Gee, de 58 años e hija de inmigrantes chinos, fue nombrada durante el Gobierno de Barack Obama (2009-2017).

Trump: “que no vengan”

El presidente, Donald Trump, señaló  que la solución a la crisis de los niños separados de sus padres en la frontera con México es “que no vengan” a EE.UU. “ilegalmente”.

“Bueno, tengo una solución. Dile a la gente que no venga ilegalmente a nuestro país. Esa es la solución. (…) Ven como lo hacen otras personas, ven legalmente”, dijo Trump al ser preguntado sobre la última fecha límite para reunir a los menores de 5 años con sus padres.

La Administración Trump inició en abril pasado su polémica política de “tolerancia cero” contra la inmigración, que llevó a separar de sus padres a cerca de 3.000 menores de edad -de los cuales medio millar ya fueron entregados a sus padres-, medida que fue finalmente suspendida a mediados de junio por las enormes críticas recibidas.

El magistrado Dana Sabraw de San Diego (California) determinó a finales del mes pasado que los niños menores de cinco años debían volver con sus padres antes de este 10 de junlio y estableció que el resto (de 5 años en adelante) debe reunirse con sus familiares antes del próximo día 26 de julio.

“Tenemos leyes, tenemos fronteras. No vengan a nuestro país de manera ilegal. No es algo bueno”, continuó Trump, que desde su llegada a la Casa Blanca ha seguido una retórica de confrontación con la inmigración.

SHARE

Leave a Reply