JSO detiene a hombre que planeaba masacre

0
118
El filipino, Bernardino Bolatete fue detenido bajo cargos de posesión de un dispositivo no registrado, mientras sigue la investigación en su contra por planear un tiroteo masivo.

Por Mayra Arteaga | [email protected]

Jacksonville, FL.- En conferencia de prensa realizada el lunes 4 de diciembre, el Sheriff Mike Williams anunció que como resultado de una investigación conjunta con otras agencias del orden, se había logrado prevenir una masacre en la ciudad.

El Alguacil de Jacksonville, Mike Williams, anunció el 4 de diciembre el trabajo de su agencia que potencialmente detuvo una masacre en la ciudad.

Según informó Williams,  Bernardino Bolatete, de 69 años y originario de Filipinas, planeaba un ataque masivo al Centro Islámico en  Jacksonville y tras reunir suficiente evidencia, las autoridades procedieron a su arresto el pasado 1 de diciembre.

Bolatete fue acusado de posesión de un silenciador no registrado, dijo Williams ante los medios, agregando que planeaba usarlo para cometer el ataque desde la torre del Centro Islámico para disparar contra los feligreses del lugar.

“La investigación confirmó que el sospechoso planeaba llevar a cabo un tiroteo en masa y que ya tenía el armamento necesario para realizarlo”, dijo Williams. El objetivo pretendido era el Centro Islámico del Noreste de Florida, por quienes el detenido dijo en repetidas ocasiones sentir un “profundo odio”.

Previniendo la masacre

Bolatete, quien en su página de Facebook, donde recibe el nombre de Nandie Bolatete, ha mostrado su odio contra los musulmanes, muestra entre sus publicaciones numerosas fotografías de armamento y de cuando visita los campos de tiro. De igual manera, ha publicado varios artículos en los que se manejan teorías de conspiración sobre el accionar de los musulmanes.

La Oficina del Sheriff de Jacksonville supo de Bolatete gracias a una denuncia ciudadana sobre el individuo. Las autoridades tomaron la decisión de encomendar el caso a uno de sus agentes que buscó la manera de establecer amistad con el detenido y, de esa manera, reunir la evidencia.

Fue así como Bolatete  dijo al  policía que quería llevar a cabo el ataque en un día sagrado musulmán y luego morir por “suicidio por un policía”, según documentos judiciales.

“Solo quiero darle a esta maldita gente un poco de su propia medicina, ¿sabes? Ellos son los que siempre están haciendo estos tiroteos, los asesinatos”, dijo el acusado al agente encubierto durante una de varias conversaciones que fueron grabadas.

De acuerdo con documentos judiciales federales, Bolatete se reunió varias veces con el oficial encubierto para disparar armas en varios campos de tiro locales.

“Durante estas reuniones, Bolatete expresó repetidamente su odio hacia los musulmanes”, escribió la agente especial del FBI Christa Hocutt en la querella penal.

El 10 de noviembre, el oficial encubierto y Bolatete se dirigieron al Campo Fraternal de la Policía del Condado St. Johns Range 113, en St. Augustine, para disparar armas de fuego. El oficial dijo que vio a Bolatete llevar varias armas desde su casa en Eucalyptus Drive,  en Jacksonville,  a su vehículo. Pasaron por el Centro Islámico del Noreste de Florida en el camino y el oficial le preguntó a Bolatete si en realidad era una mezquita, el hombre contestó que sí y luego señaló la torre, de acuerdo con documentos judiciales.

De acuerdo al informe, Bolatete agregó que iría un viernes, que según dijo era para los musulmanes como los domingos son para los cristianos, “sigan disparando contra esos musulmanes, ya sabes, el viernes”, anticipando que subiría a la torre y comenzaría a disparar.

Bolatete le dijo al oficial que había estado en la mezquita con anterioridad  e investigó cómo entrar en la torre y estudiar los terrenos. Dijo que traería cinco rifles, incluido “un AR-15 que se puede convertir al AR-47”.

Durante un viaje al campo de tiro el 24 de noviembre, el oficial le mostró a Bolatete un rifle AR-15 con un supresor, también conocido como silenciador, diseñado para ser utilizado con el rifle, de acuerdo con documentos judiciales. Le dijo a Bolatete que un amigo tenía varias armas y silenciadores y que estaba tratando de venderlas, si él estaba interesado.

Finalmente, el 1 de diciembre, Bolatete se reunió con el agente encubierto en una tienda de armas y compró el silenciador por $100, lo que llevó a la acusación en su contra.

Bernardino Bolatete permanece bajo custodia después de su arresto el 1 de diciembre. Enfrentará hasta 10 años en prisión si es declarado culpable del cargo en su contra, “a sabiendas recibiendo y poseyendo un silenciador no registrado en el Registro Nacional de Registro y Transferencia de armas de fuego”.

Aún no ha sido acusado en relación con la trama, pero la investigación está en curso y podría enfrentar cargos adicionales.

Las autoridades dijeron que el Centro Islámico del Noreste de Florida nunca estuvo en riesgo, pero se tomaron precauciones de seguridad adicionales.

Según el Departamento de Justicia, este caso fue investigado por la Oficina del Sheriff de Jacksonville, la Oficina Federal de Investigaciones, la Oficina de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos y el Departamento de Aplicación de la Ley de la Florida.

Leave a Reply