Jorge Jesús, en el alambre

0
13
758803

FÚTBOL PORTUGAL

Lisboa, 6 dic (EFE).- Jorge Jesús no ha sido el revulsivo que pretendió el Benfica en el verano de 2020 y lejos de llevar al club a las cotas más altas del fútbol mundial, el equipo ofrece muchas dudas sobre la recuperación de su prestigio, como prometió el entrenador cuando llegó en agosto de ese año.

El conjunto encarnado salvó los muebles el año pasado en la recta final de la Liga al lograr la tercera posición para acceder a ‘la Champions’, a pesar de los casi 100 millones de euros que invirtió el club en fichajes.

Y en este primer trimestre de la campaña, el Benfica de Jorge Jesús apenas ha dado alegrías a su afición, salvo aquel 3-0 ante el FC Barcelona que se acabó diluyendo tras un mal noviembre.

“Las águilas” cayeron por 3-1 el pasado viernes en el derbi liguero ante el Sporting y la afición cada vez está más descontenta con su entrenador.

Jorge Jesús y el Benfica se la juegan el miércoles en casa ante el Dínamo de Kiev. Sólo les vale la victoria y esperar a que el Barcelona no gane en Múnich.

Mientras tanto, el técnico luso ha afirmado en las últimas horas se afana para recuperar a una plantilla tocada por la derrota contra el Sporting y recuerda que, al menos, el Benfica tiene asegurada la tercera posición del grupo, es decir, si no pasan a octavos, jugarán la Liga Europa.

LA SOMBRA DE VIEIRA

En su regreso al Benfica (fue entrenador del club entre 2009 y 2015), Jorge Jesús prometió que uniría “la nación benfiquista”, una tarea cada vez más complicada, ya que el entrenador llegó de la mano de Luís Filipe Vieira, que el pasado verano fue detenido por presuntos delitos de corrupción y tuvo que dimitir como presidente.

Tras su exitoso periplo con el Flamengo, donde ganó la Liga de Brasil y la Copa Libertadores en 2019, Jorge Jesús parecía sinónimo de victoria e insistía una y otra vez en su presentación que “estaba acostumbrado a ganar”, algo que ahora le exige con impaciencia la afición.

EL FLAMENGO NO SE OLVIDA

Y ante la falta de resultados, cada vez surgen con más fuerza los posibles intereses de un Flamengo que quiere recuperar la senda de los triunfos.

A falta de dos jornadas para que concluya la Liga brasileña, el Flamengo ya no tiene opciones matemáticas por el liderato y piensa en la próxima campaña.

En los medios de Portugal se han publicado con fuerza las palabras del vicepresidente del Flamengo, Marcos Braz, que aseguró en las últimas horas que Jorge Jesus “es una opción”.

El preparador luso dejó el conjunto brasileño cuando estaba en la cima y la afición aún lo idolatra.

Con los resultados como espada de Damocles, Jorge Jesús está en el alambre y los rotativos lusos insisten en que su futuro inmediato en el Benfica, con el que tiene contrato hasta junio de 2022, pasa por el partido ante el Dínamo de Kiev.

Por Carlos García