Por Alan D. Becker/ foto Hugo López

Charlotte, NC.- Jason Day sabe muy bien lo que es perder un torneo de golf aquí en Carolina del Norte y más precisamente en el campo de Quail Hollow. El año pasado, el australiano tiro un cuádruple bogey en el hoyo 18 y sus oportunidades para ganar su segundo “grande” desaparecieron. Ahora en el Wells Fargo Championship, considerado como el quinto grande del PGA Tour, después de cerrar furiosamente el sábado durante la tercera ronda con 5 pajaritos (birdies) seguidos y catapultarse a la cima del torneo, sus demonios regresaron durante la ultima ronda, la del domingo, haciendo dos bogeys consecutivos en los hoyos 13 y 14 para ver su ventaja de 3 golpes sobre el chamaco de tan solo 21 años, Aaron Wise desaparecer.

Wise quien jugó un grupo adelante de Day hizo birdie en el 14 para empatar con Day, quien seguramente recordaba su pesadilla en este mismo campo, para después, en el 17 lograr un magistral tiro que casi emboca, pegó en el labio del hoyo luego en la bandera para quedar a tan solo un pie de distancia, y después lograr el birdie que necesitaba para retomar confianza. Solo una vez en la historia de este torneo se ha logrado un hoyo en uno en la isla del 17.

Como siempre el favorito de la galería fue Tiger Woods, quien pese a tener un mal torneo, terminó en el lugar 51, tuvo gran demostración de cariño por parte del público, quien abarrotó todo el espacio disponible para ver de cerca al otrora golfista número uno del mundo.

El club Quail Hollow, ubicado en una exclusiva área residencial del sur de Charlotte, lució como todos los años y es un ejemplo de organización, de dificultad y de ofrecer una gran experiencia a todos los aficionados de este deporte.

Leave a Reply