Italia recuerda los 100 años de “el abogado” Agnelli, icono del éxito

0
24
448250

ITALIA AGNELLI

Roma, 12 mar (EFE).- Italia recuerda hoy el centenario del nacimiento de Gianni Agnelli, conocido como “el abogado”, símbolo del renacimiento económico del país por lanzar la fábrica familiar –la Fiat– al mercado internacional, por su pasión por la Juventus de Turín (La Vecchia Sgnora), y por su status como gran símbolo italiano en el mundo.

Nacido el 12 de marzo de 1921, “el abogado” más famoso de Italia, aunque nunca lo fue, el exitoso hombre de negocios, icono de estilo y elegancia y senador vitalicio desde 1991, vuelve a acaparar las páginas de los periódicos, los telediarios y los espacios televisivos que recuerdan su vida de película entre los éxitos empresariales y el glamur de la que para muchos fue “la familia real” italiana.

ITALIA RECUERDA A “L’AVVOCATO”.

Para celebrar los 100 años del nacimiento de Agnelli, el Ministerio de Desarrollo Económico le rendirá homenaje emitiendo un sello especial que tendrá una tirada de 300.000 mil unidades con la fábrica de Mirafiori (Turín) al fondo, su retrato y su firma manuscrita.

Mientras, en las televisiones pasan los documentales de su vida, y su imagen vuelve a ser portada de las revistas de moda.

“Agnellli, símbolo de Italia en el mundo”, coinciden hoy en la prensa italiana.

El magnate perdió a su padre a los 15 años y desde entonces vivió bajo la sombra alargada de su homónimo abuelo, que había fundado Fiat en 1899 y que acabó pasándole la responsabilidad de dirigir el orgullo de las empresas italianas en 1966, en sustitución del presidente Vittorio Valletta.

Poco después de asumir el cargo se vio obligado a afrontar el caluroso otoño y los años siguientes con huelgas, tensiones sociales y el calvario del terrorismo. El abogado demostró una gran capacidad de mediación con los interlocutores sociales y llegó a ser presidente de Confindustria, la patronal italiana, de 1974 a 1976.

Siempre inclinado a la internacionalización de Fiat, a principios de la década de 2000 abrió un acuerdo con los estadounidenses de General Motors. Fue el primero de los grandes acuerdos internacionales que han concluido con el último firmado con la francesa Renault y el nacimiento de Stellantis

El nieto de Agnelli, John Elkann, aseguró que su abuelo “estaría feliz” con este acuerdo.

Pero la primera pasión de “L’avvocato”, como se le llamó toda la vida, no eran los coches, sino el club de fútbol de la familia: la Juventus, de la que fue presidente de 1947 a 1954.

Una vida repleta no solo de éxitos, sino también de grandes dolores familiares. Estos incluyen el suicidio de su hijo Edoardo y la muerte prematura de su sobrino “Giovannino”, presidente de Piaggio y considerado su sucesor natural, quien murió de cáncer a los 33 años.

ICONO DE ESTILO

Pero de Agnelli también se conoce la otra imagen, la del icono de estilo. Vestido de manera informal, deportivo, su reloj siempre encima de la camisa, amante de las fiestas, del arte y de las mujeres, que le llevaron a ser definido en aquella época como un “playboy”.

Hasta 1953, cuando contrajo matrimonio con la princesa Marella Caracciolo di Castagneto, perteneciente a una antigua familia noble de origen napolitano, de la que poco después tuvo dos hijos, Margherita y Edoardo. Una mujer culta, refinada e inteligente que siempre estuvo a su lado.

La muerte de Agnelli, en enero de 2003, se produjo en uno de los momentos más complejos de la historia del grupo, cuatro años después de haber celebrado su centenario, cuando se acumulaban fuertes pérdidas.

Pero una vez más fue el abogado quien tomó las riendas y designó al joven a quien la familia encomendará el control de Fiat y de las propiedades familiares: John Elkann, primer hijo de Margherita, quien en 1997 a los 22 años, al igual que su abuelo se encargará del grupo de la familia.

Giovanni Agnelli, aunque sensible al atractivo de la política, nunca se puso del lado de ningún partido, En 1991 fue nombrado senador vitalicio por el entonces presidente de la República Francesco Cossiga.