Draghi prioriza la vuelta al colegio aprovechando una leve frenada del virus

0
18
464885

CORONAVIRUS ITALIA

Roma, 26 mar (EFE).- El primer ministro italiano, Mario Draghi, anunció hoy la reapertura de los colegios en el país, incluso en las zonas de mayor riesgo, aprovechando un leve frenazo de la pandemia de coronavirus, una medida que había prometido debido a la desesperación de padres y educadores.

“Sabíamos que si había un espacio (una mejoría) lo usaríamos para la educación”, resumió en una rueda de prensa tras reunirse con sus asesores y ministros para preparar el próximo decreto con las medidas y restricciones en vigor desde el 6 de abril.

Draghi ya lo había avanzado días atrás: si el virus frenaba, la prioridad serían los colegios, pues Italia es uno de los países europeos que más tiempo los han mantenido cerrados, una situación insostenible para sus estudiantes, abandonados a un sistema de educación a distancia por internet más que mejorable que ha traído de cabeza a padres, educadores y sindicatos.

UNA VUELTA AL COLE ANHELADA

En la actualidad, las escuelas siguen cerradas e imparten a distancia en las “zonas rojas”, áreas de mayor incidencia del virus en las que se vive un confinamiento blando y que representan la mitad de las regiones.

Mientras que en las “zonas naranjas”, en estos momentos la otra mitad de Italia, en riesgo intermedio, los colegios solo ofrecen servicios presenciales hasta la educación primaria.

A partir de Pascua, los colegios italianos abrirán sus puertas a los estudiantes de secundaria media (de 11 a 14 años) incluso en las zonas de mayor incidencia del virus, ante la “evidencia científica” de que los centros son seguros, afirmó Draghi.

El riesgo, explicó, se da sobre todo durante el transporte o en las actividades extraescolares, explicó, más frecuentes cuanto mayor es el curso de los jóvenes, un factor que le sirvió para justificar su decisión de abrir las escuelas solo hasta secundaria.

Por el momento, el ministro de Educación, Patrizio Bianchi, ultima un protocolo para un regreso “ordenado” en el que podrían hacerse pruebas diagnósticas en algunos centros, pero no en todos.

EL VIRUS DA UNA TREGUA, PERO PREOCUPA

Esta disposición llega gracias a un minúsculo frenazo del virus, un “pequeño tesoro” que permite cierta flexibilidad, según explicó el ministro de Sanidad, Roberto Speranza.

Los datos actuales, de este viernes, dan fe de primera caída de la tasa de contagio tras seis semanas, así como una reducción de la incidencia. Esto ha hecho que la región del Lacio, cuya capital es Roma, salga del confinamiento desde el próximo martes, día 23.

“Hay una situación delicada pero podemos permitirnos con prudencia una elección que quiere apoyar a un sector muy relevante de nuestra sociedad, la escuela”, afirmó.

El líder de la ultraderechista Liga, Matteo Salvini, socio del Gobierno de unidad de Draghi, sigue presionando para que el mes de abril sea el del comienzo de las reaperturas, algo que el primer ministro no confirmó, pues dependerá de los datos.

Desde su partido insisten en presionar con abrir todo cuanto antes. El ministro “leguista” de Turismo, Massimo Garavaglia, invitó a los italianos a reservar su asueto veraniego.

“Estoy de acuerdo, me iría de vacaciones encantado si pudiera”, ironizó Draghi.

SANCIONES PARA SANITARIOS ANTIVACUNAS

La gran prioridad de Draghi desde que llegara al poder, el 13 de febrero, es hacer frente a la pandemia y acelerar una campaña de vacunación a veces atascada.

En este sentido adelantó que su ministra de Justicia, Marta Cartabia, prepara una norma con sanciones para los sanitarios que se nieguen a vacunar de la COVID-19. “No está bien en absoluto”, lamentó el primer ministro.

No obstante Speranza puntualizó que el número de médicos y enfermeros que se han negado a la inyección es muy minoritario.

Gonzalo Sánchez

464885464885