Italia felicita los 80 años a Mattarella, el presidente que unió al país

0
8
603317

ITALIA POLÍTICA

Roma, 22 jul (EFE).- El presidente de Italia, Sergio Mattarella, recibió hoy numerosas muestras de afecto por su 80 cumpleaños, una fecha que llega cuando está a punto de acabar su mandato tras guiar al país durante siete años de convulsa política y con una pandemia.

El jefe del Estado, árbitro de la política italiana en el último septenio, concluirá su mandato en febrero cuando, salvo sorpresas, dejará para siempre el Palacio del Quirinale.

Este viernes recibió las felicitaciones de la política y de los italianos, que hicieron de su nombre tendencia en las redes sociales, así como del equipo olímpico en Tokio.

Mattarella (Palermo, 1941) pertenece a una ilustre familia siciliana de facción democristiana. Recordada es la foto que le muestra en 1980 sacando en brazos de un coche el cadáver de su hermano Piersanti, presidente regional asesinado por Cosa Nostra.

Elegido jefe de Estado en 2015 cuando era juez del Constitucional, su nombre, propuesto por el entonces primer ministro Matteo Rezni, fue la solución para un Parlamento dividido.

Entonces era un desconocido para gran parte de la gente pese a su dilatada trayectoria como exdiputado y tres veces ministro, pero ahora es el líder mejor valorado.

En su presidencia, ha constatado una vez más la inestabilidad política italiana, resolviendo crisis políticas con su habitual discreción y despachando con hasta cuatro primeros ministros.

Un momento clave fueron las elecciones generales de 2018, ganadas por el antisistema Movimiento Cinco Estrellas (M5S) y que decretaron el auge del ultraderechista Matteo Salvini.

Pero más allá de los avatares políticos, si algo ha marcado su mandato ha sido la pandemia (Italia fue el primer país occidental en confinarse en febrero de 2020).

Su popularidad ha ido al alza e incluso ha crecido tras asistir al triunfo italiano de la Eurocopa en Londres.

Muchos son quienes reclaman a este “abuelo sabio” que repita en el cargo pero no parece entre sus planes, tal y como reconoció en mayo respondiendo a un niño.

“En ocho meses termina mi mandato… Ya soy viejo y en unos meses podré descansar”, zanjó.