Isaac Fonseca y Manuel Perera, vencedores del Circuito del Norte

0
10
667344

TOROS NOVILLADAS

Santander, 17 sep. (EFE).- Isaac Fonseca y Manuel Perera resultaron los ganadores del Circuito del Norte de la Liga Nacional de Novilladas tras la final celebrada en la Plaza de Cuatro Caminos de Santander, con reses de Jandilla. El jurado de esta competición decidió que ambos diestros compartieran el trofeo que entregó la alcaldesa de Santander, Gema Igual. Carlos Domínguez quedó en tercera posición según las puntuaciones de los jueces.

Las nubes ocultaron el último sol del verano montañés para dar a la final los claroscuros propios de esta tierra, con diluvio a partir del cuarto de la tarde.

El Himno Nacional volvió a sonar tras el paseíllo, encajonado entre los acordes del pasodoble del matador santanderino Félix Rodríguez.

Hay un temple de acero en la determinación de Manuel Perera de ser figura del toreo. Un equilibrio entre el afán desmesurado del novillero y el poso de quien quiere hacer las cosas bien y por lo clásico.

En su primero, el galleo por chicuelinas y las saltilleras tuvieron este matiz de solemnidad guerrera. Que se mantuvo en el prólogo muletero con dos series en redondo de rodillas por ambas manos, un inicio arrollador.

Ya en pie cosió la embestida a su poderosa franela. Lo llevó muy largo, con suficiencia, encajado de riñones y hundido en la arena. Cuando ‘Sentencioso’ cantó su falta de casta se metió entre los pitones hasta dejarse tocar la taleguilla. La invasión de los terrenos de la res concluyó en conquista total con una estocada apabullante que cayó contraria de tanto atracarse. Oreja.

Se fue a portagayola en el sexto, que repetía las embestidas con cierta vibración, a media altura por el pitón derecho y humillando algo más por el izquierdo. Justo lo que Perera necesita, un animal que se venga y no pare. La ligazón fue la carta de más valor sobre el ruedo encharcado. Con la lluvia atronando volvió a sonar el cañón de su espada inapelable. Volvió a tocar pelo.

Isaac Fonseca recibió a ‘Optimista’ por verónicas con ambas rodillas en tierra. Las chicuelinas tuvieron ritmo y acento mexicanos. La larga cambiada final, también de hinojos, fue un prodigio de aguante y despaciosidad.

El repertorio capotero continuó por el palo azteca, con saltilleras y gaoneras en el quite, a favor del empuje del novillo de Jandilla. Que se agotó pronto hasta casi pararse por completo.

Fonseca lo intentó todo. Dos pases cambiados por la espalda de rodillas, tentativas de profundizarlo, arrimón pasándoselo por la barriga y bernadinas sin ayuda. Hasta la gran estocada final volcándose sobre el morrillo, para una oreja.

El quinto fue un manso que coceó en el caballo. Era todo brusquedad, la cara por la nubes y el viaje vencido hacia el cuerpo del torero. Y todo pundonor fue el mexicano, que se jugó las yugulares y las femorales. Hasta se desmayó en algún muletazo mientras los pitones giraban desgobernados. Una heroicidad su labor, incluida la estocada a matar o morir, que amarró otro trofeo.

Carlos Domínguez intercaló limpias verónicas entre la larga cambiada y la media de rodillas al saludar al colorado ‘Pamela’. Que traía un son magnífico sin el acompañamiento de la fuerza.

Una vuelta de campana y un picotazo en el caballo lo dejaron al borde del K. O. Quería seguir el engaño pero apenas podía. El torero extremeño le condujo por momentos con buen pulso al natural, si bien hubo algunos enganchones, y ofreciendo las necesarias pausas. Lo pinchó.

El cuarto era un zapatito, de manos muy cortas y cuello kilométrico, hecho para embestir. Tuvo el pecado de sus hermanos, la falta de fuerza. Terminó echándose. E impuso a Domínguez la penitencia de que todo fuera intermitente. El extremeño trató de aprovechar con voluntad inquebrantable los escasos resquicios para el triunfo que semejante material dejaba. Y algunos muletazos aislados fueron carteles de toros. Con la espada siguió atascado.

Ficha del festejo. Plaza de Toros de Santander. Final del Circuito del Norte de la Liga Nacional de Novilladas. Seis novillos de Jandilla de presentación correcta. Sin fuerza el primero; parado el segundo; el tercero, noble pero a menos; sin poder el cuarto; manso el quinto; repetidor el sexto.

Carlos Domínguez: Tres pinchazos, aviso, estocada tendida, saludos; pinchazo, aviso, pinchazo, estocada desprendida, saludos.

Isaac Fonseca: Estocada arriba, oreja; estocada una chispa desprendida, oreja.

Manuel Perera: Estocada contraria, oreja; estocada tendida, descabello, oreja.

Fonseca y Perera salieron a hombros por el patio de cuadrillas.

Entrada: Menos de media sobre el aforo permitido del 50% en tarde con lluvia desde el cuarto novillo.

667344