Rohaní defiende la reacción de Irán ante el “crimen” de Israel en Natanz

0
9
485480

IRÁN NUCLEAR

Teherán, 14 abr (EFE).- El presidente iraní, Hasan Rohaní, defendió este miércoles que Irán está en su derecho de responder al “crimen” de Israel en la planta de Natanz, ante las críticas de Estados Unidos y Europa por el aumento del enriquecimiento de uranio al 60 %.

Tres días después del sabotaje sufrido en Natanz, donde un número indeterminado de centrifugadoras se han visto dañadas, la República Islámica inició el proceso técnico para producir uranio enriquecido a una pureza del 60 %, una grave violación del acuerdo nuclear firmado en 2015 entre Irán y seis potencias.

“No pueden (los israelíes) conspirar contra la nación de Irán, no pueden cometer un crimen en Natanz, nosotros les cortaremos las dos manos, una con las centrifugadoras IR-6 y otra con el 60 %”, subrayó Rohaní en un discurso durante la sesión semanal del gabinete.

EL CONTROVERTIDO ENRIQUECIMIENTO DE URANIO

Según el pacto de 2015, conocido como JCPOA por sus siglas en inglés, Irán tiene prohibido enriquecer uranio a más del 3,67 %, aunque ese límite ya fue superado hasta llegar al 20 % en enero pasado, y tampoco puede usar centrifugadoras avanzadas como las IR-6.

No obstante, el mandatario persa insistió en su alocución en que Irán está actuando “en el marco de la ley” y que su programa nuclear es “únicamente pacífico” y supervisado por el Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA).

“Si quieren interrumpir la tecnología pacífica de Irán y acosarnos, todavía actuamos en el marco de la ley. Su trabajo fue el terrorismo nuclear, nuestro trabajo es legal”, apostilló.

El uranio al 60 % es la pureza más alta que Irán ha alcanzado hasta la fecha y se aproxima al 90 % necesario para desarrollar una bomba atómica. Para fines civiles se requiere un enriquecimiento inferior al 5 %.

El jefe de la agencia atómica iraní, Alí Akbar Salehí, justificó hoy que esa pureza del 60 % sirve para producir molibdeno y que va a aumentar “la eficacia y la calidad” de los radiofármacos.

Estas explicaciones no convencen a los tres países europeos signatarios del JCPOA -Francia, Alemania y el Reino Unido-, que consideraron este miércoles que Irán “no tiene ninguna necesidad civil creíble que justifique tal tasa de enriquecimiento”.

PREOCUPACIÓN DE OCCIDENTE

“Es un paso grave porque la producción de uranio altamente enriquecido constituye una etapa importante para la producción de un arma nuclear”, dijeron los portavoces de los Ministerios de Exteriores de los citados países en un comunicado.

Por su parte, EEUU, que se retiró unilateralmente del pacto nuclear en 2018 y volvió a imponer sanciones a Irán, calificó el gesto de “provocador”.

“Esta medida pone en duda la seriedad de Irán en cuanto a las conversaciones nucleares y subraya la necesidad de volver a un cumplimiento mutuo” del JCPOA por parte tanto de Washington como de Teherán, aseveró la portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki.

Estas negociaciones se reanudarán mañana jueves en Viena y en ellas participa de forma indirecta EEUU. El principal escollo es que Irán exige la eliminación primero de las sanciones, mientras que Washington aboga por pasos simultáneos.

Al respecto, Rohaní reiteró que Irán cumplirá con sus compromisos “cuando la otra parte vuelva a sus obligaciones y se verifique en la práctica”, al tiempo que consideró que ahora la posición de su país se ha visto reforzada.

“Ustedes quieren que nuestras manos estén vacías en las negociaciones, pero nosotros nos presentamos con las manos llenas”, apostilló.

Esta medida de Irán y el ataque a Natanz dificultan las negociaciones en curso e incrementan la tensión en Oriente Medio, en particular entre Teherán y Tel Aviv, embarcados en una guerra encubierta que también incluye ciberataques y sabotajes a barcos.

“PELIGROSA ESPIRAL”

Israel no ha negado ni asumido su autoría en la explosión registrada en Natanz, pero le precede un largo historial. Se sospecha su implicación en otro sabotaje en julio pasado y en un ataque con el virus Stuxnet en 2010 a esta planta, y en el asesinato de varios científicos nucleares iraníes.

“El terrorismo nuclear en Natanz ha desatado una peligrosa espiral que solo puede ser contenida poniendo fin al terrorismo económico de EEUU (las sanciones)”, advirtió hoy el ministro iraní de Exteriores, Mohamad Yavad Zarif.

El jefe de la diplomacia añadió en un mensaje en su cuenta oficial de Twitter que “no hay alternativa” y que para tomar esta decisión la Administración del demócrata Joe Biden tampoco tiene mucho tiempo.

El proceso para enriquecer uranio a una pureza del 60 % ya se ha puesto en marcha en Natanz, donde también se van a instalar otras mil centrifugadoras avanzadas, y la agencia atómica de Irán calcula acumular ese producto la próxima semana.

El embajador iraní ante el OIEA, Kazem Gharibabadi, explicó en un tuit que “el enriquecimiento de UF6 (hexafluoruro de uranio) al 60 % se realizará en dos cascadas de centrifugadoras IR-4 e IR-6”, cuyo uso por Irán prohíbe el JCPOA.

También recordó que “todo ataque armado y amenaza contra instalaciones nucleares dedicadas a fines pacíficos constituye una violación de los principios de la Carta de las Naciones Unidas, el derecho internacional y el estatuto del OIEA”.

En una misiva al director general del OIEA, Rafael Grossi, el embajador iraní urgió asimismo a la comunidad internacional a “hacer rendir cuentas a los culpables y sus cómplices” por unos actos que, a su juicio, “amenazan con desestabilizar aún más la ya tensa situación de Oriente Medio”.

Marina Villén

485480