HomeFarandulaInterpol: "El regreso de la banda tras la pandemia fue como volver...

Interpol: “El regreso de la banda tras la pandemia fue como volver a nacer”

Date:

Historias Relacionadas

Caravana migrante parte del sur de México con temor tras tragedia en Texas

Tapachula (México), 1 jul (EFE).- Una nueva caravana con...

Sentenciado a 15 años de cárcel en EEUU el colombiano”Francisco Niño”

Miami, 1 jul (EFE).- El colombiano Gerardo Gómez-Lubo,...

Exhuman cuerpo de la joven mexicana Debanhi para tercera autopsia

Monterrey (México), 1 jul (EFE) .- Autoridades mexicanas exhumaron...

Salario mínimo en Los Ángeles aumenta 7 % a 16,04 dólares la hora

Los Ángeles, 1 jul (EFE).- El salario mínimo por...

Ciudad de México, 28 may (EFE).- El reencuentro de la banda estadounidense Interpol tras el confinamiento y la incertidumbre que azotó al mundo a causa de la pandemia se vivió con una gran euforia, confiesa en entrevista con Efe el baterista Sam Fogarino y asegura que su regreso es menos egocéntrico y más esperanzador, en términos musicales.

Integrantes de la banda estadounidense Interpol, Paul Banks (i), Sam Fogarino (c), y Daniel Kessler (d), posan al termino de una entrevista con Efe, ayer en la Ciudad de México (México).  EFE/Sáshenka Gutiérrez

“El hecho de volver a tocar juntos fue como volver a nacer, fue mejor que cualquier droga o la experiencia de besar a cualquier persona, es increíble que eso pueda pasar”, relató Fogarino desde las instalaciones de un hotel de la Ciudad de México.

El baterista de la banda estadounidense Interpol, Sam Fogarino, habla durante una entrevista con Efe, ayer en la Ciudad de México (México). EFE/Sáshenka Gutiérrez

En el 2019 Interpol terminó la gira de su disco “Marauder” (2018) en Perú y para marzo, cuando Sam se encontraba en su casa al norte de Georgia, Estados Unidos, y el mundo comenzaba hablar de un encierro mundial “yo no dejaba de pensar en qué hubiera pasado si nos hubiéramos quedado varados en algún lugar en otro país, o que estuviésemos planeando irnos de tour, hubiera sido horrible”, cuenta.

La experiencia lo hizo sentir afortunado y la música, que desde siempre ha sido su prioridad, tomó un valor aún más fuerte en su vida, pues pese a que disfruta andar en bicicleta y cocinar, lo único que “se hacía cargo de la herida” era la música.

“El hecho de que pudiera seguir haciendo música, la única cosa que quiero hacer, me salvó de volverme loco”, confiesa.

ENTRE LA TRISTEZA Y LA ESPERANZA

Acostumbrados a ensayar en un cuarto pequeño desde su formación en 1997, para los integrantes de Interpol, entre los que también se encuentran el vocalista Paul Banks y el guitarrista Daniel Kessler, fue todo un reto hacer música a través de correos y archivos digitales.

Y fue de esa forma como la mayoría de las 11 canciones de su próxima producción “The Other Side of Make‐Believe”, que será develada a mediados de julio, nacieron, entre las que ya se han publicado temas como “Toni”, “Something Changed” y “Fables”, que describe como positivas pero sin caer en la falsedad.

“Son reflexivas, tal vez no son tristes sino un poco en medio, como esperanzadoras. Es como alcanzar la mano de quien ayuda (…) Mucho de lo que escucho en las letras de Paul es esperanza para otras personas, no nada más para él, sus letras han sido más egocéntricas, no en un mal sentido, pero siempre hay un tema en donde él está hablando de su tiempo y creo que finalmente se está moviendo de eso y hablando desde su condición hacia los temas”, asegura.

20 AÑOS DE SUEÑOS

Dos décadas atrás Interpol lanzó su primer álbum de estudio “Turn On the Bright Lights” (2002). En aquél entonces las aspiraciones eran tan altas que la posibilidad de que se convirtieran en realidad le parecían a Sam nulas.

“Miro hacia atrás y me doy cuenta de lo humildes que éramos y pienso en todo lo que queríamos en ese entonces y yo pensaba en que nada de eso iba a pasar porque cuando quieres con tantas ganas algo nada pasa, al contrario, se va, y eso no nos pasó a nosotros”, reflexiona.

Según dice, cuando “todo comenzó a suceder” fue cuando tomaron la decisión de venir a México para hacer su primer show, tres años después de su debut: “es difícil pensar en lo que hicimos antes de venir aquí”, dice Fogarino del país que llama su “segunda casa”.

Fue en unas vacaciones en las playas de Cozumel en las que su instructor de buceo le dijo lo importantes que eran para México y lo urgente que era que se encontraran con su público. Un poco escéptico, Sam sugirió hacer un concierto en el país al resto de la banda (2005) y a su llegada constataron que no se trataba de ninguna exageración.

“Aquí siento que no tengo que explicar a la banda, la gente me la explica a mí, cómo lo sienten, en la mayoría de los lugares de Europa, la gente es ‘cool’ pero no para decirte lo ‘cool que eres para ellos, en México la gente no juega, aquí la gente es honesta”, dice el músico que tendrá una presentación en el Palacio de los Deportes esta noche.

El tener la oportunidad de seguir vigentes y haciendo música 20 años después haber lanzado un álbum tan importante para la historia del rock, solo hace que Fogarino quiera cerciorarse de una cosa: “De que soy un buen hombre, por todo lo que se me ha dado”, dice el baterista.

Subscribe

- Never miss a story with notifications

- Gain full access to our premium content

- Browse free from up to 5 devices at once

Latest stories