Inteligencia avisó en 2018 de peligrosidad de autor de ataque mortal con arco

0
7
698841

NORUEGA ATAQUE

Copenhague, 15 oct (EFE).- La inteligencia noruega (PST) admitió hoy que en 2018 avisó a los servicios sanitarios de que el individuo que mató a cinco personas con un arco el miércoles en Kongsberg (suroeste) podía hacer ataques “de baja escala”.

“No lo consideramos islamista radical, pero vimos que tenía problemas psíquicos graves, informamos a los servicios sanitarios a principios de enero de ese año”, dijo hoy a la televisión pública el jefe de contraterrorismo del PST, Arne Christian Haugstøyl.

El PST, que ya había recibido un primer aviso de radicalización en 2015, creyó poco probable que cometiera un atentado, pero dados sus problemas y su “umbral bajo para la violencia”, era posible que hiciese ataques “de baja escala, con medios simples”.

“Creíamos que podía ser peligroso, cometer actos violentos, pero no que fuese un extremista islámico”, afirmó Haugstøyl.

El PST investigó a Espen Andersen Bråthen -converso al islam, de 37 años y nacionalidad danesa pero nacido y criado en Noruega- al ser avisado por un amigo después de que colgase en internet un vídeo con amenazas no consideradas punibles y resaltando que era musulmán.

La policía local se entrevistó con él poco después, pero concluyó que no había motivación concreta.

La ministra de Sanidad, Ingvild Kjerkol, admitió al mismo canal que los servicios de salud no son “lo suficientemente buenos” en detectar a los enfermos mentales graves que pueden ser peligrosos y que es necesario mejorar la colaboración con la policía.

UN ENFERMO MENTAL, HIPÓTESIS MÁS PROBABLE

La Policía había informado horas antes de que la hipótesis más probable es que sea un enfermo mental, de ahí que de momento no se le haya imputado ningún cargo de terrorismo, aunque el PST había comunicador ayer que todo “apuntaba” a un atentado.

Bråthen, para el que la justicia dictó hoy cuatro semanas de prisión preventiva, está ingresado desde ayer en una institución mental para ser sometido a un examen psiquiátrico.

Las autoridades fueron avisadas el miércoles por la tarde de que un hombre disparaba flechas en el centro de Kongsberg. Cinco minutos después dos agentes lo encontraron, pero huyó tras dispararles.

En la media hora siguiente hasta su detención mató a cuatro mujeres y un hombre, e hirió a tres personas más, ya de alta.

La Dirección General de Policía anunció que evaluará la actuación en el ataque y el intercambio de información entre policía y PST.

El primer ministro, Jonas Gahr Støre, viajó hoy a Kongsberg y los príncipes herederos Haakon y Mette-Marit acudirán el domingo allí a una misa en homenaje a las víctimas en la iglesia local.