Inmigrantes en huelga de hambre en Nueva York llevan reclamo de ayuda a Cuomo

0
11
475662

INMIGRACIÓN

Nueva York, 5 abr (EFE News).- Trabajadores inmigrantes en huelga de hambre en Nueva York llevaron este lunes sus reclamos hasta el Capitolio en Albany, la capital estatal, y luego marcharon hasta la casa del gobernador Andrew Cuomo para exigir que el nuevo presupuesto incluya un fondo de 3.500 millones de dólares que beneficiaría a los excluidos del estímulo económico federal.

“Cuomo escucha, estamos en la lucha” y la ya icónica frase “Sí se puede” se escucharon en los pasillos del Capitolio, donde se vota en estos días el próximo presupuesto del estado, y que fue la primera parada del día.

La manifestación de los trabajadores y otros que les apoyan estuvo encabezada por un grupo de huelguistas en sillas de ruedas porque han comenzado a sentirse débiles.

Algunos han estado los 21 días de la huelga alimentándose solo de líquidos y vitaminas, y entre el grupo estuvo la asambleísta Marcela Mitaynes, de origen peruano, que se les unió hace una semana.

“Huelga del pueblo, Hambre de Justicia”, “Impuesto para los ricos” o “Nuestro trabajo salvó vidas” eran algunos de los mensajes que portaban los huelguistas, en su mayoría mujeres que han trabajado como empleadas domésticas o vendedoras ambulantes y que tras declararse la pandemia de covid-19 perdieron el empleo.

“Tenemos 21 días sin probar alimentos y queremos justicia para todos. Señor Cuomo y Andrea (la presidenta del Senado Andrea Stewart-Cousins), escúchenos que queremos que se haga justicia para todos, la que nos merecemos”, dijo María, una inmigrante, durante una conferencia de prensa en un pasillo del Capitolio, donde exigieron respeto y ser tratados con dignidad.

El llamado también fue para el presidente de la Asamblea, Carl Heastie, y otros legisladores.

La colombiana Ana Ramírez, una de las que llegó en silla de ruedas y en huelga hace 21 días, cuestionó a Cuomo, frente al hogar del gobernador: “¿Por qué continúa defendiendo a los multimillonarios mientras la gente trabajadora como yo tiene que pasar sin comida ni ayuda? ¿Por qué tengo que hacer esto para obtener ayuda básica?”.

La propuesta para crear el fondo, de la senadora Jessica Ramos y la asambleísta Carmen de la Rosa, sugiere que se aumenten los impuestos a los más ricos para obtener los fondos que beneficiarían también a neoyorquinos que al momento de aprobarse el estímulo económico estaban presos.

“Cuomo, le pedimos que salga de su mansión para encontrarse con los trabajadores excluidos en huelga. Ha pasado más de un año sin alivio. Salga para escuchar cómo es eso”, dijo por su parte la asambleísta demócrata Mitaynes, elegida el pasado noviembre.

Otros inmigrantes a través del estado han declarado también una huelga de hambre en apoyo al fondo, entre ellos Darío, que también estuvo presente.

“Nosotros somos los que barremos y limpiamos. Somos los que hacemos florecer tu jardín. Cuando nos vayamos, ¿quién va a hacer todo ese trabajo?”, indicó el inmigrante, miembro del Movimiento Santuario de Yonkers, en su reclamo a Cuomo.

Los trabajadores que pernoctan en una iglesia en Manhattan, donde los visita un médico diariamente así como políticos y activistas y reciben serenatas, se declararon firmes en su intención de continuar su huelga hasta que se apruebe todo el presupuesto.