Inglaterra empieza a relajar las normas tras un largo confinamiento

0
12
467496

CORONAVIRUS R.UNIDO

Londres, 29 mar (EFE).- Inglaterra empieza desde este lunes a relajar sus férreas restricciones para contener la pandemia, dando luz verde a encuentros sociales al aire libre de hasta seis personas y a los deportes en el exterior.

Estas son las primeras medidas para regresar a la “interacción humana”, como apuntan algunos ciudadanos, exhaustos por el confinamiento impuesto desde comienzo de año.

Se trata de un pequeño paso más en las calculadas acciones de desescalada detalladas por el Gobierno británico en su afán por sacar al país de la pandemia, que se iniciaron con la reapertura de los colegios el pasado 8 de marzo.

Desde hoy se permitirá a los ciudadanos juntarse otra vez en la calle -todavía no se autorizan los encuentros bajo techo-, bien entre dos hogares diferentes o hasta un máximo de seis individuos, incluso en jardines particulares.

El Ejecutivo da su beneplácito también a la reapertura de instalaciones deportivas en el exterior, como canchas de tenis o pistas de golf, así como a la celebración de bodas, aunque el número de invitados se limita a seis.

Johnson ha urgido a la “cautela” ante el alarmante repunte de casos que se observa en la Europa continental y frente a la amenaza de las nuevas variantes del virus.

“El despliegue de la vacunación (en el Reino Unido) es impresionante, pero no sabemos exactamente hasta qué punto es sólida nuestra fortificación, cuán robustas son nuestras defensas contra una nueva ola”, alertó el jefe de Gobierno en una rueda de prensa.

En ocasiones anteriores, “hemos visto cómo unas semanas después de Europa teníamos una oleada aquí, por lo que es necesario subrayar la importancia de mantener la disciplina que la gente ha mostrado durante tanto tiempo”, recalcó.

Mientras algunos países comunitarios se blindan ante la nueva oleada, el conjunto del Reino Unido registró apenas 23 fallecimientos a causa de la covid-19 en las últimas 24 horas, elevando el total a 126.615; y se notificaron 4.654 nuevos contagios.

Hasta ahora se han inoculado más de 30 millones de primeras dosis de la vacuna en el país, pero apenas 3,6 millones de personas han recibido ya la segunda dosis preceptiva.

“Abril va a ser el mes de las segundas dosis”, aseguró Johnson, que anunció un acuerdo con la farmacéutica GlaxoSmithKlin para manufacturar vacunas en el Reino Unido.

Desde principios de 2021, Inglaterra vive sujeta a un duro confinamiento en el que los comercios de productos no esenciales continúan clausurados, al igual que las peluquerías, gimnasios, pubs o restaurantes, excepto los que ofrecen comidas para llevar.

La orden de quedarse en casa ha sido retirada aunque se insta a la ciudadanía a desplazarse “de manera local” y el Ejecutivo sigue recomendando trabajar desde el hogar siempre que sea posible. Todo bajo un nuevo eslogan: “Manos, cara, distancia y aire libre”.

ALEGRÍA E INQUIETUD ENTRE LA CIUDADANÍA

Las británicas Penelope, de 70 años, y su amiga Sylvia, de 82, se encontraron hoy en el céntrico Hyde Park, donde aprovecharon el buen tiempo para charlar, sentadas cada una en un extremo de un banco, manteniendo una prudente distancia social.

Ambas expresaron a Efe su alegría al poder, de nuevo, hacer planes sociales al aire libre, sin ocultar a la vez cierta inquietud ante la posibilidad de que la situación empeore.

“Me alegro mucho de poder volver a quedar en jardines y de poder estar aquí sentada con hasta seis amigos. Me alegra pero me preocupa que pueda ser demasiado pronto”, comenta Penelope, que ya ha hecho reservas para poder retomar los almuerzos con sus amistades que tanto ha echado de menos durante el confinamiento.

Cree que el Gobierno “debería ser muy cauteloso sobre el número R, que vuelve a subir a 1”, mientras su amiga, Sylvia, de 82 años, teme que ahora que se relajan las normas “las personas hagan demasiadas cosas y vuelva a haber un repunte (de los casos)”.

Excusa al Ejecutivo y recuerda que “hacen lo que pueden: se han dado cuenta de que han cometido algún error pero hacen lo que es mejor para nosotros y depende de los ciudadanos cumplir las normas”.

Más crítico es Alistair, estudiante de 20 años del norte de Inglaterra, que si bien opina que (relajar restricciones) “es el movimiento adecuado, respaldado por evidencias científicas”, arremete contra un gobierno que califica de “desastre”.

“Boris (Johnson) se rodea de idiotas y él mismo parece un idiota, aunque realmente no se sabe lo que ocurre a puerta cerrada”, reflexiona este joven, que ha “echado de menos la interacción humana, ver a gente (…)”, explica a Efe.

A su lado, la estudiante francesa Louise -21 años- rebosa optimismo y tilda de “genial” la desescalada.

“La salud mental de todos se ha resentido y saber que puedo ver a mis amigos otra vez e ir a pasear, conversar, me hace sentir muy optimista”, dice esta joven.

Lo siguiente en la “hoja de ruta” oficial del desconfinamiento se prevé para el 12 de abril. Será el momento de la esperada reapertura de terrazas de pubs y restaurantes así como de comercios no esenciales, como peluquerías.

Patricia Rodríguez

467496