Indocumentados tendrán problemas para continuar estudios sin ayuda

0
32
218474

DACA

Nueva York, 5 may (EFE News).- Miles de estudiantes indocumentados en universidades a través del país y afectados por el coronavirus enfrentarán problemas para lograr sus metas, ya que no contarán con la ayuda que recibirán las instituciones educativas del estímulo económico aprobado por el Congreso.

Cerca de medio millón de estudiantes universitarios son indocumentados, incluidos los recipientes del programa de la Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA) como Maya, que asiste a la Universidad de California (UCLA) en Los Ángeles y ha visto cómo sus familiares han perdido sus empleos debido a la pandemia.

Sus padres enfrentan ahora problemas para pagar sus gastos. La estudiante ha pagado hasta ahora el alquiler del hogar de la familia con los 1.000 dólares que recibe de una beca, destaca este martes el Center for American Progress (CAP).

A la situación en los hogares de estudiantes indocumentados como el de “Maya”, quienes ya hacían malabares para poder estudiar, se suma la inseguridad de si podrán continuar sus estudios y a la esperada decisión del Tribunal Supremo sobre el futuro de DACA y con ello las protecciones que les ha brindado el programa, que desde 2012 les ha permitido vivir y trabajar legalmente en el país sin ser deportados.

El rescate económico aprobado por el Congreso asigna 6.000 millones de dólares en ayuda de emergencia para los estudiantes que les llegará a través de las instituciones educativas.

Muchos de estos estudiantes enfrentan gastos urgentes debido al COVID-19, los que también afectan a los indocumentados.

La ayuda que recibirán las universidades a través del Departamento de Educación federal dependerá del número de estudiantes matriculados.

Es por ello que se estima que los indocumentados podrían haber ayudado a sus universidades a recibir tanto como 132.6 millones de dólares de la ley de estímulo económico, de acuerdo con datos del CAP, una organización de investigación de políticas, con sede en Washington.

Sin embargo, éstos no podrán beneficiarse de esta ayuda a pesar de que la ley señala que el alivio es para todos los estudiantes.

Los indocumentados quedaron excluidos por una “cruel e innecesaria” decisión, dijo CAP, de la secretaria de Educación, Betsy DeVos. De acuerdo con sus directrices, sólo estudiantes elegibles para ayuda federal podrán solicitar la asistencia económica de emergencia.

Como parte de ese estímulo, UCLA recibirá pronto 18 millones de dólares y para “Maya” y otros estudiantes acceder a una porción de esos fondos podría ser la diferencia entre dejar la universidad o poder completar sus estudios, advierte CAP.

La decisión de DeVos afecta incluso a las universidades que deberán encontrar las formas de ayudarles para no perder estudiantes y con ello dinero, pero también a la economía, destaca además CAP.

Un estudio de esta organización reveló que los recipientes de DACA pagan cerca de 10.000 millones de dólares al año en impuestos locales, estatales y federales, y viven en hogares con un poder adquisitivo de aproximadamente 24.000 millones de dólares.

“La Administración debe rescindir de este cruel e innecesario error. No sólo es inmoral y económicamente contradictorio pero también sin fundamento de ley”, señaló CAP, que recordó que la decisión de DeVos ha encontrado una amplia oposición.