Confirman la existencia de tumbas sin identificar en internado para indígenas

0
6
595371

CANADÁ INDÍGENAS

Toronto (Canadá), 15 jul (EFE).- Un informe dado a conocer este jueves confirmó la existencia de unas 200 tumbas sin identificar en un antiguo internado para indígenas del oeste de Canadá y señaló que es “muy probable” que se encuentren muchas más una vez se investiguen todos los terrenos de la institución.

El documento fue presentado hoy por los tk’emlúps te secwépemc, un grupo indígena de la provincia de Columbia Británica, en el oeste de Canadá, que en mayo anunció el hallazgo de 215 tumbas sin identificar en los terrenos de la antigua residencia escolar de Kamloops.

Según el informe, el uso de radar de penetración de terreno entre el 21 y el 27 de mayo en unos 7.000 metros cuadrados de la residencia escolar de Kamloops permitió identificar unas 200 posibles tumbas sin identificar.

Pero advirtió que “es muy probable que haya muchos más enterramientos humanos”, ya que el área explorada es sólo una mínima fracción de la superficie del internado.

Desde el anuncio en mayo del hallazgo de las tumbas sin identificar en Kamloops, otros tres grupos indígenas del país han revelado el descubrimiento de más enterramientos irregulares en otras tantas residencias escolares del país.

Hasta el momento, estos anuncios suman 1.275 tumbas sin identificar que han sido detectadas utilizando el radar de penetración de terreno.

CRÍMENES EN INTERNADOS

Durante la presentación, la líder de los indígenas de Canadá, RoseAnne Archibald, solicitó la intervención de la comunidad internacional en la investigación del “genocidio” cometido contra la población aborigen de ese país.

Archibald declaró que en las residencias escolares establecidas por Canadá a finales del siglo XIX para asimilar a la población indígena del país, y que estuvieron en funcionamiento hasta que la última cerró sus puertas en 1997, “se cometieron crímenes”.

La líder indígena añadió que los enterramientos hallados en cuatro residenciales escolares hasta el momento, “son escenas de crímenes” que tienen que ser investigadas y los responsables juzgados por el “genocidio” cometido contra la población indígena del país.

Archibald dijo a Efe que no es suficiente la investigación del Gobierno o de la Policía Montada de Canadá porque formaron parte del “genocidio” de la población aborigen.

La jefa de la Asociación de Primeras Naciones de Canadá (AFN), que agrupa a un millón de indígenas del país, declaró que es necesaria “una investigación independiente” porque “la Policía Montada tomó parte en arrancar a los niños de sus familias y comunidades”.

“Así que necesitamos algún tipo de investigador independiente en este proceso”, subrayó.

Archibald añadió que también es necesaria “la investigación internacional de estos crímenes”.

“Recientemente aprobamos una resolución para que la Corte Penal Internacional esté envuelta en este proceso. Absolutamente tiene que haber una investigación”, agregó.

TRUDEAU, DESAPARECIDO

La jefa de los tk’emlúps te secwépemc, Roseanne Casimir, reveló hoy que el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, no se ha puesto en contacto con ella desde el anuncio del descubrimiento de las tumbas sin identificar y solicitó al Gobierno canadiense que proporcione los fondos necesarios para investigar los enterramientos.

Casimir solicitó hoy a Trudeau y a la orden religiosa Misioneros Oblatos de María Inmaculada, que gestionó la residencia escolar de Kamloops, que entreguen los registros de los niños que fueron internados en la institución para poder ayudar a la identificación de los restos.

Una superviviente de la residencia escolar de Kamloops, Evelyn Camille, declaró hoy que en las cartas que enviaba a sus padres, la única forma de comunicación permitida, intentó explicar “el abuso que sufrían”, pero que sus misivas eran censuradas por los religiosos.

Camille reconoció que no habló de los abusos que sufrió en Kamloops ni a sus propios hijos hasta recientemente porque estaba “avergonzada” de su identidad, que es lo que único que les enseñaron en las escuelas residenciales.

Según la tradición oral de los indígenas tk’emlúps te secwépemc, en cuyo territorio está situada la antigua residencia escolar de Kamloops, niños que en algunos casos sólo tenían 6 años de edad fueron utilizados para excavar agujeros en los que luego fueron enterrados pequeños muertos en el internado.

El sistema de residencias escolares fue establecido en el siglo XIX por el Gobierno canadiense para asimilar a la población indígena del país y erradicar las culturas aborígenes.

Entre 1890 y 1997 alrededor de 150.000 niños indígenas fueron internados a la fuerza en centenares de residencias escolares repartidas por todo el país. En los internados, los niños sufrieron abusos físicos, psicológicos y sexuales de forma sistemática. Miles de ellos murieron en las residencias escolares.

Julio César Rivas