India condena la violencia en Birmania y mantiene el control en la frontera

0
12
472797

BIRMANIA GOLPE

Nueva Delhi, 2 abr (EFE).- La India condenó este viernes la violencia en Birmania (Myanmar) y pidió la “restauración de la democracia” en el país, aunque no aclaró si había relajado su posición en la frontera para permitir la entrada de refugiados.

“Permítanme ser muy claro. Condenamos cualquier uso de la violencia. Creemos que el estado de derecho debe prevalecer. Estamos a favor de la restauración de la democracia en Myanmar”, aseguró en una rueda de prensa el nuevo portavoz del Ministerio de Exteriores indio, Arindam Bagchi.

El portavoz remarcó además que Nueva Delhi ha “instado a la liberación de los presos políticos y apoyado cualquier intento de resolver la situación actual”, por lo que rechazó las insinuaciones de falta de contundencia a la hora de condenar el golpe de Estado militar del pasado 1 de febrero en el país, que ha dejado más de 540 muertos.

Parte de las críticas a Nueva Delhi se deben a que la India envió un represente el pasado sábado al desfile castrense en Naipiyidó presidido por el jefe del Ejército y de la junta militar birmana, Min Aung Hlaing, que lideró el golpe de Estado.

Esa participación, aclaró el portavoz, se debió a que la India “continúa con sus responsabilidades diplomáticas, pero nada más debe leerse en la asistencia a ese evento de nuestro agregado de defensa” en Birmania, subrayó.

LA FRONTERA

Respecto a la situación en los más de 1.600 kilómetros de frontera compartida entre la India y Birmania, Bagchi se mostró mucho más ambiguo.

“En lo que respecta al cruce en la frontera, lo estamos tratando en base a nuestras leyes y consideraciones humanitarias”, se limitó a responder el portavoz, sin aportar más detalles sobre si había cambiado la postura de Nueva Delhi de evitar el paso de refugiados.

El pasado 12 de marzo, el Ministerio de Interior había informado a los estados nororientales indios fronterizos con Birmania –Mizoram, Nagaland, Manipur y Arunachal Pradesh– de que tomasen las medidas necesarias para detener el paso ilegal de birmanos a su territorio.

“Se os pide tomar las medidas adecuadas según la ley para controlar la afluencia ilegal a la India desde Birmania”, rezaba la carta, recogida por varios medios indios.

La India justifica su postura en que no forma parte de la Convención de los Refugiados de 1951, por lo que no tiene la responsabilidad de aceptar las peticiones de asilo.

En la frontera india la afluencia de birmanos que huyen de la represión se ha concentrado sobre todo en Manipur y Mizoram, donde la población comparte vínculos étnicos e incluso familiares con los birmanos de las regiones vecinas.

En Mizoram, desoyendo las órdenes de Nueva Delhi, las familias han acogido en sus casas a al menos un millar de refugiados que huyen de la violencia, según revelaron a Efe varias organizaciones de voluntarios, mientras en Manipur ese número ronda los 500.

A diferencia de Nueva Delhi, el Gobierno de Manipur dio esta semana marcha atrás a la orden del pasado viernes de enviar “amablemente” de vuelta a los birmanos que intentasen cruzar la frontera y que limitaba la asistencia a los heridos graves.