Greensboro, NC.-  Un incendio suscitado a tempranas horas del pasado sábado 12 de mayo dejó como saldo la trágica muerte de cinco menores de edad que no lograron escapar de las llamas que consumió el apartamento en que vivían en la cuadra 3100 Summit Avenue.

El fuego se desató a eso de las 4 a.m. y los bomberos aún trabajan en determinar la causa del incendio, aunque presumen podría haberse originado en la cocina. De acuerdo al oficial Timothy Henshaw, del Departamento de Bomberos de Greensboro, esta fatalidad es la más grande desde que en 2002 cuatro personas murieran en un siniestro que tuvo lugar en Walk Apartments, cerca de la UNC Greensboro.

Los oficiales dijeron que  en la unidad no habían detectores de humo o monóxido de carbón funcionando. Sin embargo, Irene Agapión-Martínez, vocera de su familia quien es propietaria de los apartamentos, dijo a las autoridades que los detectores de humo fueron instalados en cada una de las habitaciones y los detectores de monóxido de carbón estaban en cada piso de la propiedad.

Los investigadores de la Ciudad, así como agentes de la Policía y del cuerpo de Bomberos trabajan en determinar las causas del incendio y hasta el momento sostienen que se descarta que haya mano criminal.

Cuando los agentes llegaron al lugar, lograron acceder a los niños, cuyas edades oscilan entre los 18 meses y los 9 años, todos miembros de una misma familia que había llegado hace un poco más de año y medio al área, procedentes de la República de El Congo (África). Aunque los menores fueron sacados con vida de la vivienda, estos sucumbieron a las lesiones recibidas durante el siniestro.

Al momento del incendio los menores se encontraban en compañía de su padre, mientras la madre trabajaba el tercer turno en una planta de pollos fuera de la ciudad.

SHARE

Leave a Reply