La Navidad es época de reuniones familiares y celebraciones. En las ciudades, ya se han encendido las luces de Navidad, otro gasto energético más.

Más que en cualquier otra época del año, en estas fechas tan especiales debemos tratar de ahorrar energía, por el medio ambiente y por nuestro bolsillo.

En muchas ciudades, para iluminar las calles, ya se usan luces de tipo led, que consumen menos energía. Hay que trasladar la idea a las casas e iluminar la decoración navideña con este tipo de luz que puede llegar a suponer un ahorro del 90% respecto a las bombillas tradicionales.

Algunos consejos para ahorrar energía en estas fiestas:

Apagar del todo los aparatos electrónicos

Todos los dispositivos que se quedan en standby siguen consumiendo energía inútilmente. Asegúrate de desconectarlos.

Conservación

de los alimentos

Los refrigeradores y  congeladores funcionan mejor cuanto más tiempo esté la puerta cerrada. Se deben abrir, coger todos los alimentos que vayamos a cocinar y cerrar lo antes posible. Es mejor que la puerta esté abierta durante un momento que continuamente abriendo y cerrando.

Bebidas

Si se compra mucha bebida porque se da una gran fiesta, se puede almacenar una parte en el garaje, el porche o en la terraza. En muchos lugares, la temperatura exterior será parecida a la de la nevera. O más fría, incluso.

Lavar platos

Usar el lavavajillas a plena carga es más ecológico que lavar a mano, ya que usa menos agua (y más cómodo, por otra parte). Si se enjuagan rápidamente los platos para que no queden restos de comida pegados, mejor.

Luces de Navidad

Aunque sea iluminación eficiente, gasta. Así que, por la noche, ya que nadie las está disfrutando, mejor apagarlas. Son varias horas de ahorro energético. Si el árbol tiene suficientes luces, se puede apagar la luz de la habitación.

Regalos

En el caso de dispositivos electrónicos, es preferible regalar los más eficientes, que tienen la etiqueta Energy Star.

Leave a Reply