Un hispano entre 43 nuevos oficiales

0
711

Por César Hurtado | [email protected]

Charlotte, NC.- El Departamento de Policía de Charlotte Mecklenburg (CMPD) incrementó en 43 el número de sus oficiales tras la graduación  de su Clase 177, llevada a cabo el pasado viernes 1 de diciembre en las instalaciones de su Academia.

De todos ellos, sólo un oficial de origen hispano, Roberto Luis Ramírez, fue parte de la flamante promoción.

Tras la presentación y los honores a la bandera, el jefe Kerr Putney se dirigió a la concurrencia y agradeció el esfuerzo de las familias que, señaló, “hoy también se unen, junto con sus hijos, padres y madres, a la gran familia de nuestro Departamento”. “Sé que el camino no ha sido fácil”, añadió, “pero ustedes tienen el carácter y coraje para ser buenos oficiales.  Gracias y que Dios los bendiga”.

Los nuevos oficiales iniciaron su entrenamiento en junio y debieron superar 35 exámenes para lograr graduarse.  Durante la entrega de reconocimientos, el oficial Daniel McCooey recibió el premio más importante, Chief Award, por su excelencia en rendimiento académico, entrenamiento físico, operación de armamento y manejo de vehículos de emergencia.

Tras la graduación, Roberto Ramírez dijo a HOLA News que su vocación policial creció cuando se pudo dar cuenta del gran número de hispanos que necesitan ayuda en su relación con la Policía.

“Mucha de nuestra gente tiene miedo a hablar con los policías, a conversar, a pedir ayuda.  Yo quiero tener una relación más buena con la comunidad hispana para que así sepan que nosotros estamos aquí para cuidarlos, protegerlos y servirlos”.

Mariana Ramírez, madre de Roberto, confesó que no se sentía muy tranquila con su hijo como miembro del cuerpo del orden.  “Cuando nos dijo que se iría a la Policía le dije que ese era su sueño y hoy estamos muy orgullosos que al fin lo haya cumplido”, aunque conociendo los riesgos “le pido a Dios que me lo cuide”, subrayó.

Por su parte su padre, Anthony Díaz, señaló a este semanario que ha sido mucho esfuerzo, mucho trabajo, “pero al final del día el esfuerzo y el trabajo han dado sus frutos”.

Ramírez nació en Puebla, México y llegó acompañado de sus padres a los Estados Unidos a los nueve años.  Se enroló en el ejército y después de cuatro años decidió convertirse en policía.  El joven, ya casado, planea,  “aprender bien el trabajo por tres o cuatro años y después de eso ver que sigue”.

Leave a Reply