Miami.- Un grupo de defensa animal denunció hoy el hallazgo de docenas de caballos muertos y en diferentes etapas de descomposición en Hialeah, en el condado de Miami-Dade, que al parecer fueron sacrificados para consumo humano y para rituales.

Rachel Taylor, investigadora de Animal Recovery Mission (ARM), aseguró a medios locales que se trata de uno de “los peores casos” que han detectado.

Describió el lugar como un “cementerio” con gran cantidad de caballos completos, otros mutilados, partes de estos animales empacadas en bolsas y un montón de piernas a las que se les había quitado la carne.

En EE.UU., el Congreso tiene prohibido financiar con fondos oficiales inspecciones de carne de caballo, lo que dificulta su consumo, ya que es ilegal vender, servir o distribuir carne que no ha sido inspeccionada.

Leave a Reply