Guatemalteco sobrevive asalto

0
434

Charlotte, NC.- Fumar un cigarrillo y hacer una llamada a sus familiares en Guatemala le pudo haber costado la vida a Héctor Vicente Ortíz, un trabajador de WCC Tower Company que, pasada la medianoche,  salió de su apartamento al sur de Charlotte e ingresó a su camioneta de trabajo para poder hablar telefónicamente sin molestar a sus compañeros de vivienda.

Ortíz, quien debido a su trabajo usualmente reside en hoteles, sólo hace tres semanas se mudó junto con dos compañeros de labores al apartamento ubicado en 1225 F Lake Mist Drive, en las  cercanías de Old Pineville y Archdale Road, después de vivir por más de cuatro meses en hoteles de la ciudad.

Baleado

El pasado miércoles 15, poco antes de la 1 de la mañana, Ortíz afirma haberse encontrado sin sueño, por lo que decidió hacer una llamada a sus familiares, fumar un cigarrillo y tirar la basura al contenedor ubicado a menos de 300 pies de su apartamento.

“Ya había tirado la basura cuando un carro pasó muy cerca mío.  Luego entré a mi camioneta y me puse a llamar por teléfono.  Después se acercaron varios carros. Yo, que tenía el carro prendido, me di cuenta, quise poner reversa pero ya tenía alguien en mi ventana y me dispararon”, relató a HOLA desde la habitación del hospital en el que se encontraba internado.

La bala impactó en el hombro del hispano, quien trató de escapar por la puerta del pasajero.  “Ahí me esperaba otro, pero pude escaparme y corrí hasta mi apartamento. Me di cuenta que ellos se llevaban la camioneta”.

Erick Fernando Ortega y José Elvis Ortega, sus compañeros de trabajo y casa, también guatemaltecos, atendieron al herido y llamaron a la Policía.  Ellos declararon a HOLA que la camioneta contaba con equipo valorizado en aproximadamente 20.000 dólares.

Se recupera

Ortíz fue trasladado al CMC Main, donde fue atendido y dado de alta el pasado jueves, sin que se le extraiga la bala que permanece en su cuerpo.

De otra parte, la camioneta robada fue recuperada por la Policía el mismo miércoles, después del mediodía.  Según los compañeros de Ortíz, “solo se llevaron una pequeña caja de herramientas.  Todo lo demás no lo tocaron”.

La investigación se encuentra en proceso, por lo que si cuenta con información que aclare los hechos a la Policía, se pide que llame a Crime Stoppers, (704) 334-1600.

Escalada de violencia

El ataque a Ortiz pudo haber concluido en la muerte del guatemalteco, en el marco de una semana en la que tres nuevos asesinatos se registraron en la ciudad, incluido el de otro hispano.

Según informó el Departamento de Policía de Charlotte-Mecklenburg (CMPD), el pasado jueves 16 de marzo  Frolian Turcios Perdoma, de 25 años, fue ultimado a tiros en una residencia en Fishers Farm Ln, también al sur de Charlotte, tras ser víctima de un asalto.

José Augusto Díaz-García, de 39 años, y Carlos Fernández Rosales, de 22 fueron arrestados después  que  detectives determinaron su participación en el robo a mano armada y había un total de seis personas en el apartamento, incluidos  niños que presenciaron el crimen.

Díaz-García y Rosales fueron acusado de asesinato, robos a mano armada, conspiración para cometer robos armados y agresión con un arma mortal y fueron puestos bajo custodia de la Oficina del Sheriff del Condado  Mecklenburg.

Los detectives determinaron que las víctimas y los sospechosos se conocían.

Por otro lado, la madrugada del 17 de marzo marcó  la oleada de violencia con dos nuevos crímenes, los número 17  y 18 en lo que va del año en la Ciudad Reina.

Alrededor de la 1 de la mañana del viernes, un vecino en Biesterfield Drive, cerca de Beatties Ford Road, llamó al 911, diciéndole a los despachadores que un hombre que había sido apuñalado tocó a su puerta.

La policía llegó poco tiempo después y encontró al hombre tendido en la acera de acceso a una vivienda y fue trasladado al Centro Médico Carolinas,  donde lo declararon muerto.

Los oficiales encontraron a una mujer dentro de otra casa en Biesterfield Drive, que también había sido apuñalada. Ella fue declarada muerta en la escena.

Cerca de la 1:08 de la mañana, los agentes del orden respondieron a otra llamada, en una gasolinera Exxon ubicada en Glenwood Drive, a unas 4 millas de la escena del crimen, después de que un hombre llamó al 911 diciendo que acababa de matar a dos personas.

Ese sospechoso fue rápidamente detenido y transportado al cuartel general de CMPD, donde fue entrevistado por detectives de homicidios.

Las víctimas fueron identificadas como Yesenia Elena McMillon, de 28 años y Deandre Terrell Olson, de 26.  El responsable de los asesinatos es Corey Daniel Shirly, de 31 años, quien habría sostenido una relación con McMillon.

Leave a Reply