Guardacostas de EEUU repatrían a 32 cubanos y detienen a presunto traficante

0
4
705532

CUBA

Miami, 21 oct (EFE).- La Guardia Costera de Estados Unidos repatrió a 32 inmigrantes cubanos, producto de dos interceptaciones en aguas del Caribe, y arrestó a un sospechoso de tráfico de personas, señaló este jueves la institución en un comunicado.

Una de las intervenciones de los guardacostas se produjo el pasado domingo a unas 11 millas (17 km) al sur de Marathon, en los Cayos de Florida, y se procedió a la detención de un sospechoso de tráfico humano.

El sospechoso fue transferido al Departamento de Investigaciones de Seguridad Nacional (HSI) para su interrogatorio, añadieron los guardacostas.

Y el pasado lunes la Guardia Costera interceptó otra embarcación a unas 23 millas (37 kilómetros) al sur de Cayo Sal, en las Bahamas.

“Los inmigrantes que ingresan ilegalmente en Estados Unidos utilizando contrabandistas ponen sus vidas en manos de criminales”, dijo en el comunicado Derek Gordon, agente especial adjunto a cargo del HSI.

Gordon advirtió de que “los contrabandistas de inmigrantes (…) solo buscan sacar provecho del sufrimiento” de estas personas.

Una vez a bordo de un barco de la Guardia Costera, los inmigrantes interceptados recibieron atención médica básica, alimentos y agua. Ninguno de ellos presentaba heridas.

En lo que va del presente año fiscal 2021, es decir desde el 1 de octubre de 2020, la Guardia Costera ha interceptado en el mar a más de 800 cubanos, una significativa escalada de detenciones en comparación con los 49 interceptados en todo 2020.

Según cifras suministradas por las autoridades estadounidenses, en el año fiscal 2019 fueron 313 los inmigrantes cubanos interceptados y en 2018 el número llegó a 259, mientras que en 2017 y 2016 se interceptaron en el mar a 1.468 y 5.396 cubanos, respectivamente.

La puerta de entrada de cubanos sin permisos legales a EE.UU. estuvo abierta hasta el 12 de enero de 2017, cuando el entonces presidente Barack Obama les retiró los beneficios migratorios al cancelar por orden ejecutiva la política de “pies secos/pies mojados”.

Desde ese entonces, los cubanos que ingresan de forma ilegal a Estados Unidos carecen del permiso temporal de residencia y, en caso de pedir un asilo político, lo tendrán que solicitar en igualdad de condiciones que el resto de inmigrantes.