Miami.- El barco Arctic Sunrise del grupo ecologista Greenpeace llegó a Miami para concluir una gira de un mes a lo largo de la costa este de EE.UU. para denunciar las amenazas de la contaminación a los océanos, el clima y las comunidades.

En el sur de Florida, la ONG ambientalista trabaja además con la Surfrider Foundation para limpiar una sección de la playa de Miami Beach e identificar las marcas y empresas de origen de los plásticos desechables que contaminan los océanos.

Greenpeace conduce también una inspección del río Miami para evaluar la cantidad de microplásticos que entran al océano tras presentar el mes pasado una campaña global pidiendo a Coca-Cola que deje de utilizar envases de plástico desechables.

Leave a Reply