Golpe a una red ligada al Cartel de Juárez que operaba en Florida y Georgia

0
9
504705

NARCOTRÁFICO

Miami, 29 abr (EFE News).- Una operación policial permitió decomisar un alijo de metanfetamina líquida, metanfetamina cristalizada y otras drogas provistas por el cartel mexicano de Juárez por un valor de mercado de 54 millones de dólares, informaron este jueves las autoridades del condado Polk (sur de Florida).

El alguacil de Polk, Grady Judd, informó en una rueda de prensa del resultado de la operación “Agua sucia” realizada por autoridades federales y locales de Florida y Georgia a partir de una investigación iniciada en enero pasado contra una organización con lazos con el cartel de Juárez que distribuía droga en ambos estados.

El jefe de la organización desmantelada es un estadounidense de 37 años y preso en una cárcel de Atlanta (Georgia), a cuyo expediente se han sumado nuevos cargos, según el alguacil.

En total se incautaron 1.345 libras (610,6 kilos) de metanfetamina líquida y 63 kilos de metanfetamina cristalizada, además de 25 kilos de golosinas hechas con marihuana y unas 2.500 píldoras de un medicamento controlado, y se detuvo hasta ahora a cinco personas, según el alguacil.

Se trata del “mayor decomiso de metanfetamina” en el condado Polk, dijo Judd, quien vinculó la operación con “la crisis en la frontera” con México, que, según dijo, tiene “la forma de menores” migrantes, pero también la “forma” de traficantes que cruzan con droga a Estados Unidos.

Mencionó que los miembros de la Patrulla Fronteriza se juegan la vida para impedirlo y recalcó que algunas de las personas detenidas en esta operación estaban “ilegalmente” en Estados Unidos.

Judd usó la expresión “hombres malos” para referirse a ellos, la misma usada por el expresidente Donald Trump cuando atacó a los mexicanos en defensa de su política de tolerancia cero frente a la inmigración “ilegal”.

Según el alguacil, el jefe de la organización golpeada en esta operación, en la que intervinieron policías encubiertos, es Brian Stanton, alias “Lil B”, que permanece en una prisión federal en Atlanta, en el estado de Georgia (sur de EE.UU.).

Judd mencionó también a Jennifer Meers, una “mala mujer” de Georgia, que salió este año de prisión tras 10 años encarcelada por tráfico de drogas y estaba en libertad condicional cuando fue detenida por distribuir las drogas del cartel de Juárez.

En sus declaraciones a la policía, Meers dijo que Stanton coordinaba las entregas de la droga y le pagaba 500 dólares por cada kilo que ella distribuía, de acuerdo con un comunicado policial.

La detención de Meers llevó a la localización de tres laboratorios en Georgia donde se procesaba la metanfetamina y al arresto de tres personas más.

Según el cartel desplegado por la policía durante la rueda de prensa, los otros detenidos son Isidoro Palacios, Amber Denise Cayson, Luis Ornelas-Martínez y Crescencio Ornelas-Loza, estos dos últimos con la etiqueta de “ilegales” en las fotografías divulgadas por la Oficina del Alguacil de Polk.