Nicolás Baintrub  | Colaboración de EnlaceLatinoNC.org

Rocky Mount, NC.- Nueve autobuses esperan con los motores apagados bajo el cielo gris en el estacionamiento de un centro comercial de Rocky Mount. Es un domingo nublado de otoño, el único día de la semana en el que a los trabajadores H2A les permiten salir de los campos en los que cosechan tabaco, pepino o camote en Carolina del Norte. Son jornadas largas donde trabajan durante diez horas por día, seis días a la semana. Algunos hombres se aburren mirando por la ventanilla a la gente que pasa con sus bolsas mientras sus compañeros aprovechan para hacer compras o enviarle dinero a sus esposas e hijos que los esperan en México y a los que no ven hace meses.

Los trabajadores ha llegado a laborar en los campos de Carolina del  Norte a través del programa de visas H2A, un programa de empleo temporario destinado a trabajadores rurales migrantes que pasan la mitad del año en sus comunidades de origen y la otra mitad en Estados Unidos.

De acuerdo a las estadísticas del Departamento de Trabajo de los Estados Unidos, en la última década se ha triplicado la cantidad de empleados contratados bajo este régimen.

En 2019 hubo alrededor de 206,000 y Carolina del Norte es el quinto estado en todo el país que más trabajadores H2A recibió con 18,129, lo que significó el 8.8% de todos los migrantes que llegaron al país a través del programa.

Solo lo superaron, en su orden, California, Florida, Washington y Georgia, en el primer lugar.

SHARE

Leave a Reply