• Los ‘guanacos’ tienen hasta el 9 de septiembre de 2019 para solventar su situación migratoria o volver a su país.

Por Mayra Arteaga  |  [email protected]

Greensboro, NC.- Indignación, preocupación y enojo fueron algunas de las reacciones de los salvadoreños que este lunes 8 de enero recibieron la noticia de la cancelación del Estatus de Protección Temporal (TPS) que ha dado una protección migratoria a unos 260.000 inmigrantes e ese país desde 2001.

En una confusa mañana, los beneficiarios del TPS debieron interpretar rápidamente dos mensajes de una misma noticia. Por un lado, el gobierno salvadoreño celebró y agradeció al gobierno estadounidense  a través de un comunicado la extensión del beneficio migratorio por 18 meses más, hasta el 9 de septiembre de 2019.

Carmen Salmerón es una beneficiaria del TPS para los salvadoreños que ve con temor la cancelacion del beneficio migratorio./Foto archivo.

Por el otro, el Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos (DHS) hacía pública su decisión de cancelar definitivamente el TPS, dando un periodo de gracia de 18 meses para que los originarios del país centroamericano encuentren una solución legal para permanecer en EE.UU. o regresen a su tierra.

“Para facilitar una transición ordenada, el DHS ha determinado retrasar la terminación (del TPS)  por 18 meses. La designación terminará el 9 de septiembre de 2019”, reza el comunicado del Departamento de Seguridad Nacional.

Duro golpe

El Gobierno de Donald Trump dejará sin protección migratoria a más de 250.000 salvadoreños a partir de septiembre de 2019, fecha para la que deberán haber abandonado el país si no han obtenido otra vía de regularización pese a que la mayoría reside en la nación desde hace al menos 20 años.

El Gobierno justifica la decisión en que “ya no existen las condiciones originales causadas” por los sismos, la razón por la que se otorgó esta protección a un total de 263.282 salvadoreños hasta finales de 2016, según datos oficiales.

“Solo el Congreso puede legislar una solución permanente a la falta de un estatus migratorio legal duradero para los que están actualmente protegidos por el TPS que han vivido y trabajado en Estados Unidos durante muchos años”, indicó el DHS en su nota. “El periodo de 18 meses permitirá al Congreso tener tiempo para elaborar una potencial solución legislativa”, agregó.

Reacciones locales

Ana Miriam Vázquez, quien está al frente de UNISAL, la organización de salvadoreños en Charlotte, dijo a HOLA News que “a pesar de lo que se ha anunciado estoy optimista de haber recibido un periodo de 18 meses para prepararnos y buscar opciones. Con este periodo tendremos tiempo para  enfocarnos en dirigir nuestros esfuerzos en demostrar que la fuerza económica que representan los tepesianos y su buen carácter moral los hace elegibles para una residencia permanente y es por lo que ahora vamos nosotros a abogar”.

La activista, que ha sido una de las impulsoras de la iniciativa ‘Tepesianos por la residencia’,  dijo que “es el momento de buscar aliados en los puestos de poder, de educar a la comunidad americana y dar a conocer con cifras concretas el aporte de los beneficiarios del TPS al quehacer del país en todos los ámbitos”.

La presidenta y CEO de El Centro Hispano, en la ciudad de Durham,  Pilar Rocha-Goldberg repudió la decisión del gobierno de Trump, argumentando que los ‘tepesianos’ han vivido y aportado al país por más de 17 años. “Estoy personalmente en desacuerdo con esta administración que continúa atacando a mi comunidad que tanto ha dado a este país. Esto debe detenerse y debemos teneruna reforma inmigratoria en los Estados Unidos. El sistema inmigratorio está roto, debemos arreglarlo”.

Para el director ejecutivo de La Coalición Latinoamericana (LAC), José Hernández – París el anuncio del Departamento de Estado no es más que “la contnuidad de una agenda antiinmigrante con consecuencias devastadoras para la comunidad  inmigrante y en general para Estados Unidos”.

“La posible deportación de padres de ciudadanos norteamericanos es algo inconcebible para esta nación de inmigrantes”, agregó en declaraciones a HOLA News. 

La organización proinmigrante UnidosUS (antes La Raza) urgió hoy en un comunicado al Congreso a dar “una solución a este error”.

Destacados congresistas como el republicano Mario Díaz-Balart y el demócrata Luis Gutiérrez, así como los senadores demócratas Bob Menéndez y Tim Kaine condenaron rotundamente la decisión del Gobierno y pidieron una respuesta del Capitolio.

Actualmente, republicanos y demócratas están enfrascados en negociaciones amplias de política migratoria marcadas por la insistencia de Trump en construir un muro fronterizo con México y la búsqueda de una solución para los jóvenes indocumentados del suspendido programa DACA.

El Gobierno de El Salvador, la comunidad salvadoreña en Estados Unidos y activistas proinmigrantes vienen batallado sin descanso en los últimos meses para el mantenimiento del TPS o al menos para su prórroga por seis meses, como Trump hizo con el programa para los hondureños.

 

Leave a Reply