Gobierno chileno reconoce fallos en la difusión de la polémica licitación de litio

0
8
791441

CHILE LITIO

Santiago de Chile, 10 ene (EFE).- El ministro de Energía y Minería chileno, Juan Carlos Jobet, reconoció este lunes que pudo “haber hecho más esfuerzos” para difundir mejor la cuestionada licitación de 400.000 toneladas de litio que la oposición busca frenar.

“Lo que uno recibe no son necesariamente preguntas que vienen de curiosidad, sino que recibe más bien ataques, y eso vuelve al problema original: en el litio la conversación en general se nos sale un poquito del carril, pero quizás pudimos haber sido más proactivos nosotros en haber hecho un esfuerzo de difusión”, señaló Jobet.

En la presentación de una hora y media que el secretario de Estado sostuvo ante la Comisión de Economía del Legislativo, enfatizó no obstante que el proceso fue “completamente abierto y transparente”.

Por su parte, el presidente de la Comisión, el diputado del Partido Socialista Jaime Naranjo, criticó la licitación presentada por el Gobierno de Sebastián Piñera en la misma línea de lo planteado la semana pasada: se trata de una medida impulsada durante los últimos meses de su administración mientras existe un proceso constituyente aún abierto.

“A todas luces parece inoportuna la licitación partiendo de la base que se constituyó la Convención Constituyente y, por otro lado, hemos elegido un nuevo Presidente de la República, entonces claramente la Convención Constituyente puede definir un sinnúmero de medidas o acciones en relación a los bienes naturales y estratégicos del país”, afirmó Naranjo.

El pasado viernes, fue el mismo Piñera quien salió a defender la polémica licitación, argumentando que en el país está “estancada la producción” mientras otros competidores fuertes del mercado internacional, como Australia y Argentina, avanzaban en el mismo ámbito.

La semana pasada un grupo de diputados opositores presentó una moción para suspender la licitación, proyectada a un total de 29 años, catalogando la acción del Gobierno como “vergonzosa (…) casi una artimaña para despojar a Chile de uno de sus recursos naturales más importantes”.

“Chile se está perdiendo la oportunidad del litio, mientras Australia, Argentina y otros países avanzan. En 2016 éramos el mayor productor del mundo con 37 %, hoy caímos al 31 % y sin nuevos proyectos al 2030 estaremos en un 17 %”, respondió entonces el ministro Jobet.

Con más de la mitad de las reservas mundiales del llamado “oro blanco” en los salares de Atacama, el desierto más árido del mundo, Chile es uno de los actores clave a nivel internacional para impulsar la electromovilidad en China y Europa.

Sin embargo, el país suramericano mira de frente un desafío titánico: cómo explotar el mineral sin destruir su medioambiente ni mermar a las comunidades indígenas que habitan el desierto.

El impacto ambiental de los actuales métodos extractivos, catalogados como “primitivos” por múltiples científicos debido a la pérdida del 95 % del agua de la sustancia original de tratamiento, es uno de los puntos que también han sido mencionados en la discusión constitucional, donde sectores mayoritarios abogan por un texto con principios ecológicos y a la nacionalización de los recursos.