Gobernadores de Texas y Florida visitan la frontera con México

0
3
597291

FRONTERA

Miami, 17 jul (EFE News).- Los gobernadores de Florida y Texas, Ron DeSantis y Greg Abbott, respectivamente, visitaron este sábado la zona fronteriza con México, donde se reunieron con las fuerzas del orden de Florida desplegadas en la región para combatir el cruce irregular de inmigrantes.

DeSantis y Abbott realizaron un recorrido y recibieron información sobre la situación en la región, que ha visto en el último año un creciente aumento de las detenciones de inmigrantes que cruzan irregularmente la frontera, especialmente desde que el presidente, Joe Biden, asumió el cargo en enero pasado.

La visita se produce después de que en junio Abbott y su homólogo de Arizona, Doug Ducey, pidiesen el envío de efectivos a la zona, solicitud que fue atendida por DeSantis y los gobernadores de Idaho, Nebraska, Arkansas y Dakota del Sur.

Este pedido de Abbott forma parte de una ofensiva del gobernador republicano contra las políticas migratorias de Biden y que incluye el retomar la construcción del muro fronterizo que lideraba el expresidente Donald Trump, que hace escasas semanas también viajó a Texas para hacer una visita similar a la de DeSantis.

En su visita, el gobernador floridano anunció este sábado que la Guardia Nacional de Florida permanecerá en Texas para brindar apoyo adicional en la frontera hasta octubre de 2022 y que desde que llegaron al sur de Texas sus efectivos han ayudado desde que llegaron a finales de junio en la detención de más de 2.800 indocumentados y más de 100 arrestos de criminales extranjeros.

“Agradecemos que Texas haya dado un paso adelante donde el Gobierno federal no lo haría”, dijo DeSantis, que pidió que se “restablezcan las políticas fronterizas exitosas que el presidente Biden eliminó irresponsablemente” pero, mientras tanto, estados como el suyo darán un “paso al frente” para ayudar.

Este viernes, la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) publicó las cifras de detenciones de inmigrantes en la frontera con México en junio pasado, cuando se registraron 188.829 “encuentros” entre los indocumentados y los agentes, la mayor cantidad desde marzo de 2000 y un aumento de alrededor del 4,5 % con respecto a mayo.

De los más de 188.000 inmigrantes detenidos, 103.014 fueron expulsados de manera inmediata del país en virtud del Título 42, medida aprobada por la administración Trump que permite deportar a los inmigrantes y solicitantes de asilo con el argumento de la crisis sanitaria causada por la covid-19.

CBP indicó que el 34 % de las detenciones en junio fueron individuos que habían intentado cruzar al menos una vez en los 12 meses anteriores tras ser expulsados gracias al Título 42 y que la cifra de detenciones nuevas y únicas en junio fue de 123.838.