Gobernador de Florida promete acelerar vacunación tras quejas en suministro

0
10
383787

CORONAVIRUS

Miami, 4 ene (EFE News).- Con un plan para acelerar la vacunación contra la covid-19 en Florida, el gobernador Ron DeSantis respondió este lunes a las quejas sobre el suministro de las dosis en los puestos de inoculación del estado, que ya acumula más de 22.000 muertos desde marzo pasado y apenas 255.000 vacunados.

Las primeras jornadas para aplicar la vacuna entre los mayores de 65 años, que son una quinta parte de la población de Florida, supusieron en el condado de Broward durante el primer fin de semana del año largas filas, mal funcionamiento del sistema de citas digital y la escasez de dosis.

El sistema se saturó con la programación de 26.465 citas para mayores de 65 años y algunos de los afortunados tampoco pudieron acceder a la vacuna.

“¡Para vivir!”, respondió furiosa este lunes a una pregunta de periodistas sobre su deseo de vacunarse una mujer de 77 años que acudió con su esposo, de 82, a un puesto de inmunización en el parque Vista View de Davie (en el condado de Broward), a 50 kilómetros (30 millas) de Miami.

Mostrando el comprobante de las citas hechas por internet para ambos y sin querer dar su nombre, la mujer dijo que el proceso era un “desastre” porque no logró ser vacunada después de manejar por “una hora y media”.

A las imágenes de la semana pasada, de adultos acampando en la noche para ser vacunados porque las citas por internet no se habían puesto en marcha en algunos condados, se sumaron este fin de semana las del caos en Broward.

Sin embargo, este lunes, el proceso fluyó mejor en Broward, vecino a Miami-Dade, los dos condados de mayor incidencia del patógeno, con 141.993 y 308.259 casos y 1.882 y 4.256 muertes, respectivamente, según datos publicados este lunes por el Departamento de Salud de Florida, que reportó hoy 11.256 nuevos casos de covid-19 en el estado.

“Muy buena experiencia, vine más temprano de la cita que pedí para evitar el tráfico, fue una fila corta, bastante rápido. Es algo que todo el mundo tiene que hacer (vacunarse), es muy seguro”, dijo a Efe Michael Levy a la salida del parque.

Levy se suma a un total de 255.808 personas que han sido vacunadas desde el pasado 20 de diciembre, cuando comenzó el proceso entre los trabajadores de la salud, para seguir con los residentes de geriátricos y ahora con aquellos mayores de 65 años.

En EE.UU., que ya sobrepasó los 350.000 fallecimientos debido a la enfermedad, apenas se han vacunados unos 4,2 millones de personas, pese a las expectativas que generó el Gobierno federal de que serían unos 20 millones los vacunados antes de enero.

Jerome Adams, director general de salud pública del Gobierno estadounidense, dijo hoy que la idea era “distribuir” esa cantidad de vacunas antes de fin de año y que los estados son los encargados de los procesos de vacunar a las personas.

MÁS PUESTOS Y MÁS ENFERMERAS

En ese sentido, DeSantis, anunció hoy a la prensa en un hospital de Orlando, en el centro de Florida, medidas para que todo vaya “lo más rápido posible”, como la de transformar sitios de pruebas de covid-19 en lugares de vacunación.

El gobernador de Florida, donde la tasa de positividad se disparó al 12,5 % en la última jornada, dijo que ordenó a las autoridades sanitarias estatales investigar cuántos sitios podrían hacer el cambio.

“Estos son sitios que generalmente son bastante grandes, tienen mucha capacidad de estacionamiento”, explicó.

El republicano dijo que además se van a incorporar centros comunitarios e iglesias a esa tarea, como ya se ha hecho en el condado Escambia, y que mil enfermeros más van a incorporarse a las jornadas de vacunación del estado.

Subrayó que toda las instalaciones de vacunación estatales van a estar abiertas siete días a la semana y va a pedir a los hospitales que están suministrando la vacuna que hagan lo mismo.

“Los hospitales que no hagan un buen trabajo para vacunar verán su asignación transferida a los hospitales que sí lo estén haciendo”, enfatizó.

DeSantis se mostró además optimista en que la vacuna de Johnson&Johnson, que aún está pendiente de aprobación, pueda ayudar mucho en ese proceso debido a que requiere solo una dosis por persona, al contrario que las de Pfizer y de Moderna, que actualmente se suministran en el estado, y que requieren dos.

El gobernador reiteró que la prioridad ahora son los mayores de 65 años.

Consciente del riesgo, la pediatra Nelly Canal de Molano, una venezolana de visita en Florida, acudió al parque Vista View para ser vacunada.

Sin embargo, Canal dijo que no la atendieron porque no tenía cita y desconoce si los turistas tendrán acceso a la vacunación.

La venezolana dijo que va a intentar conseguirla porque “cree” que en Venezuela la vacuna que usarán es la de fabricación china que es “para menores de 60 años” y ella no califica.

En Florida, un estado con más de 20 % de su población inmigrante, 1.376.692 personas se han contagiado del nuevo coronavirus desde el 1 de marzo de 2020, y 22.415 han fallecido desde entonces.

Se prevé además un aumento de los casos en el estado, el tercero más golpeado del país después de California y Texas, como resultado de las fiestas navideñas, que en el sur de Florida colmaron las playas de visitantes.

Leave a Reply