El gobernador de Florida participó en una reunion con representantes de organizaciones comunitarias y empresarios para dar a conocer que sigue gestionando ayuda para Puerto Rico.

EFE Servicios | [email protected]

Miami.- El gobernador de Florida, Rick Scott, dijo  que el presidente Donald Trump está “absolutamente comprometido en resolver las cosas en Puerto Rico” y ratificó su propio compromiso de ayudar a la isla y a los boricuas llegados a este estado tras el huracán María, que suman ya casi 300.000.

Scott aseguró haber hablado con el presidente Trump sobre Puerto Rico en un reciente almuerzo con él hace pocos días.

En esa reunión, dijo, concluyeron que la isla “todavía necesita ayuda” y trataron el hecho de que Florida sea el único Estado con un acuerdo para recibir a los damnificados por el huracán María.

En una mesa redonda celebrada  en la ciudad de Doral, en el condado de Miami-Dade, el Gobernador discutió con representantes comunitarios, empresarios y organizaciones civiles las actuaciones que la administración de Florida está realizando para los desplazados por el huracán, que tocó tierra el pasado 20 de setiembre y dejó al menos 54 muertos en la isla.

“Estamos haciendo todo lo posible para ayudar a la gente a encontrar un trabajo, alojamiento, una escuela. Todo para que estas familias vuelvan a la normalidad aquí en Florida”, afirmó Scott.

El éxodo de puertorriqueños a Florida se cifra en 300.000 personas, un número que el gobernador “espera que se incremente”, ya que “le gusta” que la gente venga a un Estado que califica de “seguro” y donde el “empleo y el turismo crecen”.

Asimismo, Scott aseguró que quiere visitar otra vez la isla “si con ello es útil al gobernador de Puerto Rico”, Ricardo Roselló, del que dijo que “está trabajando muy duro para que la economía funcione otra vez”.

Scott ha visitado en dos ocasiones el estado asociado, la última vez el pasado 3 de noviembre, en la que se centró en la ayuda para restablecer el sistema eléctrico de la isla.

De este modo, el gobernador floridano aseguró que continuarán ofreciendo servicios de asesoramiento en crisis, recursos educativos, servicios de colocación laboral, asistencia médica o ayudas para obtener licencias de vivienda y de conducir.

Preguntado por una puertorriqueña sobre por qué Florida debe invertir sus recursos en Puerto Rico, Scott aseguró que él no es parte del Gobierno federal “pero que puede hacer algo como representante de su Estado”, y que “no es cuestión de política, si no de ayudar a individuos”.

Una de las asistentes a la reunión, Adriana Ribera, presidenta de Comunidad Activa Puertorriqueña, una asociación del sur de Florida para la integración política de los boricuas, aseguró que “la crisis no ha pasado y que hay gente durmiendo debajo de casas y entre basura”.

“Creo que Florida está haciendo bastantes cosas para nuestra comunidad, pero es algo mucho más grande que el Gobernador de un Estado. Es algo federal y el Congreso y el presidente tienen que ponerse las pilas”, dijo.

Por su parte, Margarita Morales, empresaria boricua residente en Florida, declaró que los esfuerzos de empresas como la suya, que enviaron comida y agua en un primer estado de emergencia, se centran ahora en integrar a la gente que ya se ha desplazado hasta Florida.

“La isla tiene su gobierno y sus recursos locales y lo que queremos es ayudar, no hacer el trabajo que ellos tienen que hacer. Hay áreas que todavía no tienen luz. No se puede vivir así. Falta mucha ayuda”, dijo Morales.

Scott afirmó que están “trabajando muy duro” desde Florida y “que queda mucho trabajo por hacer”, pero que se siente “optimista” respecto el futuro.

Por otro lado, el gobernador comparó la situación en Venezuela con la de Irán, e instó a Maduro a “dejar que sus ciudadanos tengan un gobierno que les represente” y que “vivan en libertad con la oportunidad de alimentar a sus familias, ya que no lo pudieron hacer esta Navidad”.

Pide ayuda

Rick Scott instó al Senado a aprobar “de inmediato” un paquete de ayuda para solventar los estragos ocasionados tras el paso del huracán Irma y ayudar a los puertorriqueños que han llegado al estado desplazados por María.

Estos recursos de emergencia están destinados especialmente al cultivo de cítricos de Florida y a proporcionar fondos críticos para los estudiantes desplazados de Puerto Rico debido a los daños causados en septiembre por el huracán María en la isla caribeña, reseñó Scott en una misiva al Comité de Asignaciones de la Cámara alta.

El gobernador dijo que espera ver que la industria de los cítricos reciban su parte justa basado en las pérdidas estimadas de 760 millones de dólares debido a Irma, que ocasionó al menos 84 muertes en el estado

Scott también solicitó que los 12.000 millones de dólares en fondos de infraestructura provistos al Cuerpo de Ingenieros del Ejército puedan gastarse en reparaciones de la represa Herbert Hoover Dike, operada por el gobierno federal.

Recordó que si bien la Cámara baja aprobó esta importante financiación, el Senado debe dejar muy claro que la represa es parte de este paquete.

Leave a Reply