GM y Stellantis exigirán en Canadá que sus empleados y visitantes estén vacunados

0
4
697018

CANADÁ AUTOMÓVIL

Toronto (Canadá), 14 oct (EFE).- General Motors Canadá y Stellantis anunciaron este jueves que a partir de la segunda mitad de diciembre el personal en sus instalaciones, incluidos visitantes, tendrá que estar vacunado contra la covid-19.

GM Canadá dijo que la medida, que estará en vigor a partir del 12 de diciembre, es similar a la que han adoptado “muchas otras compañías” en apoyo de las iniciativas de salud pública para aumentar las tasas de vacunación “y reducir el impacto de la covid-19 en Canadá”.

La compañía automovilística añadió que sólo aceptará excepciones a la regla en contadas ocasiones y sobre una base individual.

GM Canadá, que emplea unas 5.400 personas, tiene dos plantas de montaje de vehículos en el país, en las localidades de Oshawa e Ingersoll, una planta de producción de motores en St. Catherines y centros de distribución en Woodstock, Edmonton, Vancouver y Montreal.

Por su parte, Stellantis dijo que a partir del 17 de diciembre sus empleados en Canadá, así como visitantes, contratistas y otros trabajadores que proporcionan servicios a la compañía, tendrán que estar vacunados contra la covid-19.

La compañía explicó en un comunicado que “desde que las vacunas han estado disponibles, Stellantis ha seguido solicitando a nuestros empleados que se vacunen como la mejor forma de protección contra la transmisión y para reducir la gravedad de la enfermedad asociada con la covid-19”.

Unas 5.000 personas trabajan en la planta de montaje que Stellantis tiene en la localidad canadiense de Windsor.

Ford también ha señalado que exigirá a sus empleados estar vacunados contra la covid-19.

En Estados Unidos, GM, Ford y Stellantis, conocidas como “los Tres Grandes de Detroit”, han solicitado a sus empleados que proporcionen información sobre su vacunación. Pero de momento no han anunciado planes para exigir que los trabajadores estén vacunados contra la covid-19 para ejercer sus funciones.

Dave Cassidy, uno de los líderes del sector del automóvil del sindicato canadiense Unifor, señaló en Facebook que la decisión de las tres compañías de exigir la vacunación se ha convertido “en el asunto más divisivo” al que se ha tenido que enfrentar.