Giro de tuerca

0
5
499586

FÚTBOL LALIGA SANTANDER

Madrid, 25 abr (EFE).- La derrota del Atlético de Madrid en San Mamés ante el Athletic (2-1) y la victoria del Barcelona en La Cerámica frente al Villarreal (1-2) dieron un nuevo giro de tuerca a la lucha por el título de LaLiga Santander, cada jornada más cerrada.

Estos resultados ofrecen al conjunto del neerlandés Ronald Koeman la posibilidad de situarse líder el jueves si vence al Granada en el partido que tiene aplazado.

El Atlético sigue primero, pero su ventaja, otrora tremendamente amplia, se ha quedado en dos puntos sobre el Real Madrid y el Barcelona y en tres respecto al Sevilla, que sale también reforzado después de imponerse precisamente al cuadro granadinista (2-1).

San Mamés volvió a ser, como en las dos temporadas precedentes, un escenario poco propicio para el conjunto de Diego Pablo Simeone, conocedor de todos los resultados de sus rivales, del empate el sábado del Real Madrid y de los triunfos de barcelonistas y sevillistas.

El esfuerzo y tremendo empuje por remontar el tempranero tanto de Álex Berenguer (m.8) y las múltiples ocasiones que dispuso se quedaron en el empate provisional del montenegrino Stefan Savic (m.77), porque Íñigo Martínez, en otro saque de esquina (m.86), certificó la derrota del equipo madrileño.

Previamente el Barcelona volvió a salir victorioso de La Cerámica ante un Villarreal que era un rival teóricamente difícil pero ante el que no pierde desde 2008.

También se vio por detrás el conjunto de Koeman. El joven nigeriano Samu Chukwueze premió la buena entrada del equipo de Unai Emery (m.26), pero el Barcelona tuvo la virtud de responder prácticamente de inmediato y comenzar la reacción que lideró el francés Antoine Griezmann, primero con una preciosa vaselina por encima de Sergio Asenjo (m.28) y luego al aprovechar un tremendo error del argentino Juan Foyth (m.35).

El portero alemán Marc Andre Ter Stegen evitó el empate en el segundo tiempo y la expulsión de Manu Trigueros (m.65) hizo el resto, porque aplacó la mejoría que había experimentado un Villarreal, al que los puntos le eran también más que necesarios en su lucha por acceder a la competición continental antes de medirse al Arsenal en la semifinal de la Liga Europa.

El Sevilla se está ganando el derecho a soñar. La diferencia indica que es el que lo tiene más difícil, pero el hecho de no tener la presión de sus rivales le beneficia. Cuanto menos le permite estar a la expectativa.

La victoria ante el Granada (2-1), quinta consecutiva del cuadro de Julen Lopetegui, certifica de nuevo su clasificación para la Liga de Campeones, el gran objetivo marcado por el club que, no obstante, no le impide ser ambicioso, como reconoció el argentino Lucas Ocampos, y aspirar a lo máximo.

El argentino ‘Papu’ Gómez fue determinante en el duelo andaluz. Forzó el penalti que permitió al croata Ivan Rakitic abrir el marcador (m.16) y sirvió el segundo tanto a Ocampos (m.53).

El Granada necesitaba puntuar para mantener opciones europeas, pero el Sevilla apenas le dio opciones. Tan solo al final apretó. Otra pena máxima, por mano del argentino Marcos Acuña, permitió a Roberto Soldado acortar distancias (m.90).

Ya era muy tarde, aunque dio para mucho, pero no en el marcador. El colegiado Ricardo de Burgos Bengoetxea señaló el final un minuto antes. Le había fallado el cronómetro. Los jugadores del Granada insistieron en sus protestas al árbitro vasco, que pese a resistirse al principio no tuvo más remedio que pedir perdón y llamar a todos los futbolistas (muchos se habían quitado, camisetas, botas, vendajes…) para que completaran el tiempo de prolongación.

El Getafe salió airoso en un encuentro clave en la lucha por la permanencia ante el Huesca en El Alcoraz (0-2). No ganaba el cuadro de José Bordalás desde el 7 de febrero. Había enlazado siete encuentros sin vencer, con lo que su situación de había complicado.

Y por fin se reencontró a sí mismo. Volvió a ser un equipo sólido y eficaz. Los dos goles del turco Enes Unal (m.20 y 52), su jugador más en forma en ataque, le dan el aire que necesitaba y le dejan con cinco puntos de margen sobre el descenso que marca el Valladolid, mientras que el Huesca queda penúltimo a tres de la vida.

El Celta del argentino Eduardo ‘Chacho’ Coudet se reencontró con la victoria después de tres jornadas sin conseguirla a cosa de Osasuna (2-1) y selló la permanencia, circunstancia que ya había logrado su rival.

Su gran referencia, Iago Aspas, se inventó en una gran acción el tanto que desequilibró el encuentro (m.42) y el colombiano Jeison Murillo (m.64) puso la puntilla, aunque el equipo de Jagoba Arrasate no se rindió y Roberto Torres acortó distancias de penalti (m.77).

José Antonio Pascual