Fundación CubaOne defiende a Emma González

0
92

Miami, 27 mar (EFEUSA).- La fundación CubaOne instó hoy al congresista Steve King a “reconsiderar” sus comentarios contra Emma González, una de las líderes del movimiento #NeverAgain en pro de un mayor control de la venta de armas, por llevar una bandera de Cuba en su chaqueta en la protesta del sábado en Washington.

Giancarlo Sopo, uno de los fundadores de CubaOne, una fundación dedicada a unir a los jóvenes cubanos de dentro y fuera de Cuba, señaló en una misiva dirigida a King que la bandera cubana “no tiene nada que ver con el comunismo”.

“Al contrario, tiene mucho que ver con la libertad. José Martí la alzó en su lucha a favor de la independencia y los abolicionistas, como Carlos Manuel de Céspedes, la mostraron orgullosamente mientras liberaron a miles de los grilletes de la esclavitud”, agregó.

Jóvenes como González, de origen cubano, “orgullosamente exhiben la bandera porque nos une como un solo pueblo, independientemente de diferencias políticas”, agregó.

El republicano se mofó el domingo de González, de 18 años, publicando una foto de la estudiante tomada durante su participación en la “Marcha por Nuestras Vidas”, organizada por el movimiento #NeverAgain (#NuncaMás), que surgió tras la matanza en la escuela secundaria Marjory Stoneman Douglas de Parkland (Florida).

“Así es como te ves cuando reclamas la herencia cubana pero no hablas español e ignoras que tus antepasados huyeron de la isla cuando la dictadura convirtió a Cuba en un campo de prisioneros, después de quitar todas las armas de sus ciudadanos, de ahí su derecho a la autodefensa”, escribió King en sus redes sociales.

González junto con otros estudiantes de instituto de Parkland, al norte de Miami, se convirtieron en activistas contra las armas después de que Nikolas Cruz, exalumno de ese centro, matara el 14 de febrero pasado con un fusil de asalto a 17 personas.

Sopo, de origen cubano, dice que la bandera de la isla es la misma que sus padres, abuelos y muchos miembros de la comunidad en el exilio muestran “como un recordatorio” de su herencia y la tierra que extrañan.

“Es la misma bandera venerada por millones de estadounidenses de ascendencia cubana que laboran en el Ejército, salas de juntas corporativas, sindicatos, pequeñas empresas, tribunales, laboratorios de ciencias, iglesias, salas de emergencia, campos de pelota, los pasillos del Congreso y hasta en la Casa Blanca”, resaltó.

En su discurso en la Marcha por Nuestras Vidas, González nombró a cada uno de los 17 muertos y después guardo silencio hasta completar los seis minutos y 20 segundos que duró la matanza de Parkland. EFEUSA

Leave a Reply