Francia subraya que Amazon deberá pagar el impuesto digital internacional

0
5
552750

IMPUESTO DIGITAL

París, 9 jun (EFE).- El ministro francés de Economía y Finanzas, Bruno Le Maire, afirmó este miércoles que Amazon tiene que pagar el futuro dispositivo fiscal internacional para los grandes grupos digitales, y que una solución sería diferenciar en sus negocios los que quedarán gravados y los que no.

“Amazon debe estar en el campo de la tasación”, subrayó en una entrevista al canal BFMTV Le Maire, en respuesta al debate sobre si la compañía estadounidense podría librarse de ese impuesto gracias a la relativa baja rentabilidad relativa de su actividad de reparto de paquetería.

Insistió en que sería una paradoja que una empresa de la dimensión de Amazon quedara fuera del mecanismo que se negocia y en que “Francia va a luchar” para que eso no ocurra.

El problema es que los negocios de reparto no ofrecen a Amazon una rentabilidad superior al 10 % (en términos de facturación), que es el umbral a partir del cual se plantea el gravamen internacional en discusión.

Por eso, la propuesta de Francia es separar esos negocios, que estarían excluidos del nuevo impuesto, de los puramente digitales, que sí le reportan una rentabilidad muy superior.

“Quiero una segmentación de las actividades de Amazon” porque “debe pagar este impuesto”, dijo el ministro.

La otra pata de la negociación sobre la fiscalidad internacional, sobre el que también hubo un principio de acuerdo el pasado fin de semana en el G7, y que ahora debe discutirse en el G20 y en el llamado marco inclusivo de la OCDE, es un tipo mínimo mundial para el impuesto de sociedades.

En la reunión ministerial del G7 en Londres se acordó que ese tipo mínimo debería ser de al menos un 15 %, y Francia querría que fuera un porcentaje superior.

Le Maire indicó que, a partir de los elementos consensuados en ese G7 de Finanzas del pasado fin de semana, el impuesto digital podría reportarle a Francia entre 500 y 1.000 millones de euros anuales.

En cuanto a un tipo mínimo del impuesto de sociedades al 15 %, supondría “varios miles de millones de euros al año” para las arcas públicas francesas.