Francia pide un diálogo “franco” y “coordinado” entre la UE y Rusia

0
7
789191

UE PRESIDENCIA

París, 7 ene (EFE).- El presidente francés, Emmanuel Macron, abogó este viernes por un diálogo “franco, exigente y coordinado” entre la Unión Europa y Rusia en un momento de escalada de la tensión entre ambos por el refuerzo militar de Moscú en la frontera ucraniana.

Francia, que asumió el 1 de enero la presidencia del Consejo de la UE para los próximos seis meses, reclama además una “arquitectura de seguridad” propia, que permita a los Veintisiete reaccionar de forma autónoma ante futuros problemas geopolíticos.

“La UE debe dialogar con Rusia. Dialogar no es hacer concesiones, es en primer lugar abordar los desacuerdos, pero construir el futuro”, dijo Macron en una rueda junto a la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen.

Von der Leyen y los comisarios europeos visitaron este jueves y viernes París para marcar el inicio de la presidencia francesa de la Unión que, según recalcó la jefa del Ejecutivo comunitario, llega en un momento “delicado” desde el punto de vista sanitario y geopolítico.

“Nuestra vecindad es escenario de tensiones importantes como ilustra la presión militar de Rusia sobre Ucrania y sus intimidaciones a Moldavia”, dijo von der Leyen, quien destacó también la “preocupación” por la evolución de la pandemia y mostró sintonía con Macron al señalar la responsabilidad de los no vacunados.

El refuerzo militar ruso en la frontera ucraniana ha despertado la preocupación de la UE, que está estudiando posibles sanciones a Moscú si agrede a Ucrania y mantiene las que impuso en 2014 por la anexión ilegal rusa de Crimea.

Pero el mantenimiento de esas sanciones no impide, a juicio de Macron, que sea necesario un diálogo con Rusia, “actor inevitable” de la seguridad europea.

“Por eso sigo pidiendo un diálogo franco, exigente, coordinado, porque los Estados miembros de la Unión no tienen todos la misma historia y geografía en relación con Rusia y, por tanto, las mismas inquietudes”, argumentó.

Macron y Merkel propusieron en 2019 celebrar una cumbre con Rusia, idea que fue rechazada por el resto de Estados miembros, con la oposición en particular de los países del Este.

El presidente francés recordó que su país mantiene conversaciones con Moscú desde 2019 y que ha hablado con Putin “dos veces” en las últimas semanas y prevé volver a hacerlo en los próximos días.

Celebró asimismo que Estados Unidos y Rusia hayan iniciado conversaciones para tratar de rebajar la tensión en Ucrania, pero subrayó que la UE quiere sentarse también a la mesa.

“Cualquiera que sea la solución, debe pasar por Europa”, dijo von der Leyen, quien recordó que la Unión ha sancionado a Moscú, entregado 6.000 millones de euros en ayuda a Kiev y participa en el diálogo con Rusia en el formato de Normandía, que reúne a Moscú, París, Berlín y Kiev.

Sin embargo, tanto París como Bruselas coinciden en que la UE necesita una nueva “arquitectura de seguridad”, para lo que la presidencia francesa cuenta con aprobar durante su mandato la llamada Brújula Estratégica, que dará nuevas orientaciones para la política de exterior y de defensa comunitaria.

También buscará reforzar la defensa común europea, un área prioritaria desde hace años para Francia, pero que solo ha ganado impulso entre los Veintisiete recientemente debido a las tensiones con Rusia o la retirada de tropas americanas en Afganistán.

“Evidentemente la situación geopolítica nos llevará en los próximos días y semanas a actuar juntos y muy claramente por la seguridad europea”, dijo Macron.

Tanto el mandatario francés como la presidenta de la Comisión reclamaron el fin de la violencia en Kazajistán, dónde el Gobierno ha reprimido por la fuerza protestas iniciadas por la subida de precios, ordenando incluso disparar a los manifestantes y causando varios muertos.

No se pronunciaron, sin embargo, sobre el envío de tropas rusas al país para controlar las protestas.

En clave sanitaria, Macron volvió a defender sus polémicas declaraciones en las que afirmó querer “fastidiar” o “joder” a los no vacunados.

El presidente dijo ser consciente de que “expresiones que son coloquiales” hayan sorprendido, pero alegó que la verdadera fractura en el país está provocada por quienes “hacen un eslogan de una libertad que se convierte en una irresponsabilidad”.

Von der Leyen, sin ir tan lejos, aseguró que responsabilidad y libertad “van de la mano” y defendió el uso del certificado de vacunación como método de “protección” a los que sí están vacunados.

Durante su visita a París, los comisarios europeos participaron esta mañana en un homenaje en el Panteón a Jean Monnet, uno de los fundadores de la Unión, y Simone Veil, que fue presidenta de la Eurocámara.

Asimismo mantuvieron reuniones con el Gobierno y representantes parlamentarios.