Francia organiza un gran debate para reforzar el cumplimiento de la laicidad

0
10
492894

FRANCIA LAICIDAD

París, 20 abr (EFE).- El Gobierno francés lanzó este martes un gran debate nacional en torno al concepto de la laicidad, cuyo objetivo es reforzar su respeto en un momento en que su cumplimiento, según las autoridades, se ve cuestionado y sometido a nuevos desafíos.

Los llamados “Estados Generales de la laicidad” se inauguraron con una conferencia de alto nivel entre filósofos y otros intelectuales y continuarán hasta el verano con grupos de trabajo o una plataforma de consulta ciudadana abierta a las propuestas de 50.000 jóvenes de entre 18 y 35 años.

“Es necesario convencer, en particular a las nuevas generaciones, de la importancia de la laicidad, que es un principio de protección y de libertad”, dijo en la apertura la número dos del Ministerio del Interior y ministra delegada de la Ciudadanía, Marlène Schiappa.

El Ejecutivo ve en esta iniciativa “una nueva herramienta contra fenómenos como los proselitismos abusivos sin romper el sutil equilibrio entre la libertad religiosa y el principio de neutralidad del Estado”.

La separación entre el Estado y la Iglesia ya está fijada en Francia por la ley de 1905, y a principios de diciembre vio la luz un nuevo y polémico proyecto de ley destinado a reforzar los valores de la República, como el laicismo o la igualdad entre hombres y mujeres.

“No se trata de imponer un pensamiento, sino de restablecer los hilos de un diálogo sereno, de escucharnos”, señaló Schiappa, según la cual las conclusiones que se extraigan permitirán mejorar las políticas públicas al respecto e integrar “profundamente” el principio de laicidad en el día a día.

La laicidad, según las autoridades, constituye “el cemento de la ciudadanía”.

Para el intelectual Gaspard Koenig, participante este martes en ese foro, “no es una herramienta de combate sino de tolerancia, que debe permitir la coexistencia de creencias y modos de vida diversos”.

Su lanzamiento coincide con el anuncio de un fondo bautizado Marianne, como la figura femenina que simboliza la libertad en Francia, que está dotado con 2,5 millones de euros en favor de proyectos que respeten los valores republicanos.

La defensa de ese concepto se ha incrementado después de que ataques, como la decapitación del profesor Samuel Paty en octubre tras haber mostrado caricaturas de Mahoma en clase, demostraran su fragilidad y las tensiones latentes.

Pero la buena disposición del Ejecutivo no ha evitado las críticas. La socialista Najat Vallaud-Belkacem, candidata a las elecciones regionales de junio, se preguntó en la emisora France Info por su interés cuando el país ya tiene “todos los textos que necesita” al respecto, en particular la ley de 1905.

Asimismo, el eurodiputado ecologista Yannick Jadot criticó la puesta en marcha de un debate posterior a ese nuevo proyecto de ley que lucha justamente contra los separatismos religiosos y que todavía está siendo tramitado en el Parlamento.

492894492894